Malterdingen, pueblo de vinos.

Es un lugar pequeño pero con un precioso casco histórico, donde destacan el ayuntamiento, la plaza del ayuntamiento y la puerta de entrada a la ciudad. 

Conocidos también son sus bodegas, ya que Malterdingen está rodeado de viñedos, y restaurantes, entre ellos un tailandés que está de lujo.

Un poco de historia:

Poco se conoce y se sabe sobre los mil años de Malterdingen. Fue en 1016 cuando el emperador Heinrich II dejó su huella por estas tierras. 

En el siglo XIII los monjes cistercienses llevaron el vino a las escarpadas tierras que rodean el pueblo.

El derecho de ciudad-mercado se le otorgó en 1418 y junto con el vino hizo que el pueblo creciera económicamente, algo que atrajo a mucha gente y su importancia aumentó considerablemente.

Por último, se descubrieron pozos de sal muy cerca del centro histórico, algo que confirma que Malterdinegn fue paso obligado de muchos de los comerciantes del valle del Rin.

De ahí en adelante el pueblo sufrió los estragos de las guerras napoleónicas y diferentes plagas y enfermedades, aunque los habitantes siempre supieron salir hacia delante.

Hoy en día es un lugar estratégico, entre las montañas de Kaiserstuhl y la Selva Negra, que junto con su excelente vino es un lugar excelente para, al menos, comer en uno de los restaurantes de la plaza del ayuntamiento y beber uno de sus excelentes vinos.

Dónde está y cómo llegar

 

 

En tren: La línea que une las ciudades de Offenburg y Friburgo hace parada en el pueblo de Malterdingen. 

Concretamente la parada se llama Riegel-Malterdingen, ya que se encuentra entre medias de estos dos pueblos, en un polígono industrial a 2 kilómetros de dichas localidades.


En bus: El autobús 7200 sale de Emmendingen, y a su vez también de Friburgo, en dirección norte, donde una de sus paradas está en Malterdingen.

Caminando o en bici, la opción que más me gusta: Creo que no hace falta decir que numerosos caminos te llevan a Malterdingen sin pasar cerca de carreteras repletas de coches. Es una gozada ir por estos caminos tan tranquilamente.

¿Qué ver?

Torhäusle

 

 

Esta es la puerta de entrada al casco histórico del pueblo. Deberás atravesarla si vienes por los bosques de la Selva Negra, pero si vienes por el Valle del Rín será lo último que veas de Malterdingen.

Fue levantada en 1567 bajo el mandato de Karl II.

Ayuntamiento

 

 

 

El edificio rojo del ayuntamiento corona la bonita plaza del pueblo. 

 

Juntó a él, hay un monumento en memoria de los caídos en la primera y segunda guerras mundiales.

 

Destaca, como ya he dicho, su color rojizo y las flores en las ventanas.

Plaza del ayuntamiento

 

 

La plaza del pueblo o plaza del ayuntamiento es el centro de toda actividad que se tercie en Malterdingen, como el mercadillo semanal de productos típicos de la zona.

Los edificios que rodean la plaza son de la Edad Media, lo que hace que aumente su belleza.

Iglesia de San Jacob

 

 

Se levantó en el año 1218 y fue remodelada cien años después, en 1330.

 

En 1517 la iglesia fue consagrada a San Hilaruis pero años más tarde, con la construcción del coro pasó a ser de San Jacob.

 

En 1964 fueron encontrados una tumba con restos de la época de los Merovingios, de alrededor el año 800.

Como ves, hay poco pero precioso. Merece una visita, y por qué no, como ya hemos dicho, quedarte a comer y probar uno de sus vinos.

El tiempo en Malterdingen

¿Vas a visitar el pueblo y no sabes el tiempo que te vas a encontrar? No te preocupes, aquí te lo muestro actualizado cada día.

Quizás también te interese leer...




Comentarios: 0