El "antiguo pueblo de la Selva Negra" - Ravennaschlucht

Si hay un lugar en la Selva Negra de esos que tiene toques de historia, de cultura, de naturaleza y de, en la actualidad, de mucho turismo, sin duda ese sería el complejo del Höllental - Ravennaschlucht, o lo que es lo mismo, "Black Forest Village": ¿Te animas a descubrirlo? ;)

Para ir introduciéndote poco a poco en lo que es este lugar... Cuatro conceptos:

  1. Valle del Infierno
  2. Garganta del río Ravenna
  3. Viaducto
  4. Mercadillo de Navidad

Seguro que ya con esto te entran ganas de visitarlo en cualquier estación del año ;)

Dónde se encuentra, cómo llegar

Se sitúa en pleno Valle del Infierno (Höllental), y entre el ¨Löffeltal" (el Valle de la Cuchara) y el Ravennaschlucht (la Garganta del río Ravenna).

Como referencia decirte que se encuentra en la carretera (B31) que une la ciudad de Friburgo (Freiburg) con Titisee, y Donaueschingen algo más adelante. 

 

Para llegar hasta allí:

En coche, por dicha carretera. Hay muchísimo aparcamiento.

En tren o autobús. Lo más cercano es ir hasta el pueblo de Hinterzarten y desde allí descender caminando por el "Löffeltal", unos 3 kilómetros.

 


Distancias a lugares de interés:

  • Friburgo (Freiburg), a 23 kilómetros
  • Titisee, 9 kilómetros
  • Monte Feldberg, a 23 kilómetros
  • Triberg, a 46 kilómetros
  • Donaueschingen, a 41 kilómetros

El por qué de este lugar

Durante siglos, la ruta comercial entre los Montes Suabos, al este de la Selva Negra, y la ciudad de Friburgo, se hacía atravesando lo que hoy en día es el llamado "Valle del Infierno".

Nos vamos a la Edad Media. Este valle, entre los pueblos de Hinterzarten y Himmelreich (creado debido a la construcción de la línea férrea a mediados del siglo XIX) era lugar de paso de carruajes, caballos y personas que trasladaban mercancías de un lado a otro de la Selva Negra. Este tramo era conocido como "Alte Steige", la antigua subida, que evitando el pasar por el Löffeltal, el valle que une este complejo con el pueblo de Hinterzarten en lo alto, debido a que era propenso a las inundaciones, se construyó el camino por el que hoy en día pasan miles de coches cada día.

Como esta subida tenía una pendiente demasiado elevada para dichos carros, los comerciantes tuvieron que utilizar más caballos para que pudieran empujar esos carruajes. Esto a su vez provocó que muchas mentes pensantes dijeran... oh! aquí hay negocio! Y por ellos se construyeron posadas, para alojar primero a los obreros que hicieron el camino, y segundo a los comerciantes. Pero además de posadas, también se levantaron cuadras, para cuidar a esos animales que debían hacer un gran esfuerzo más adelante.

Por cierto, una de esas posadas fue el hotel que hoy en día es la joya del lugar, el "Hofgut Sternen". Ojo, que estamos hablando del año 1306.

Con el paso de los años el comerció aumentó y allí que fueron herreros, guarnicioneros... etc etc. Un verdadero pueblo vamos.

Y al final de la Edad Media, fue lugar de paso de los ejércitos franceses.


Personajes ilustres como Maria Antonieta (hija del Emperador austriaco) o Goethe pasaron y se alojaron en esta posada. Ella, junto con su gran comitiva, que la llevaba a París donde más adelante se casaría con el futuro Rey francés, Louis XVI.

Durante esos siglos, ya era más que conocida esta ruta, gracias también en parte a los fabricantes de relojes y cristal. Como bien sabrás, los Relojes de Cuco se inventaron en la Selva Negra ;)

"Su declive" llegó a medidos del siglo XIX por dos motivos:

  1. La construcción de la carretera, que hoy es la B31
  2. La construcción de la línea férrea del Höllental

Pero aún así, hoy se conservan recuerdos de aquella antigua senda y camino que tantas historias han dejado por estos bosques.

¿Qué se puede ver y hacer hoy en día en este lugar?

Pues muchísimas cosas, como por ejemplo:

  • Ver, la que dicen es, la capilla o iglesia más antigua que hay en la Selva Negra.
  • Ver y / o alojares o comer algo en aquella posada que se construyó hace más de 700 años y que hoy en día es un gran hotel.
  • Ver un enorme reloj de cuco, en recuerdo a todos los relojeros que por aquí pasaron
  • Entrar en dos grandes tiendas donde el cristal es el gran protagonista, además de diferentes artículos de suvenir.
  • Visitar la casa donde se alojó Goethe, que hoy lleva su nombre.
  • Pasar por debajo del gran viaducto que se construyó para el paso del tren.
  • Caminar hacia la Garganta del río Ravenna que nace justo detrás del viaducto, y así poder disfrutar de un rincón único en la Selva Negra.
  • En Navidad, visitar un maravillo mercadillo en plena naturaleza que abre sus puertas solo los cuatro fines de semana de Adviento
  • ...
  • Y mucho más, mucho mucho más...

Capilla St.Oswald

Dicen que es el lugar de culto más antiguo que aún se conserva en estos bosques, aunque algunos expertos lo ponen en duda. Lo que sí es seguro es que sabe que fue consagrada en el año 1148, por  Obispo Hermann de Constance para los señores de Falkenstein, que eran los que gobernaban todo el valle en aquella época, y lo hicieron hasta cientos de años después.


Primero dependía de la iglesia de Breitnau, luego lo hizo de la de Hinterzarten y así estuvo hasta 1798, cuando se ofició la última misa en este lugar.

Desde entonces quedó en desuso, y solo el afán por mantener este rincón histórico ha sido suficiente para conservarlo y reformarlo con el paso de los años.


Casa de peaje

Para poder reformar, renovar y seguir construyendo en este pequeño pueblo, decidieron poner una casa de peaje a la entrada del mismo, allá por el siglo XIII. Los dueños de la gran posada "Hofgut Sternen" se hicieron recaudadores de impuestos. Las ganancias se repartían entre los duques y señores de Falkenstein (quienes gobernaban en aquella época), los dueños de la posada y el pueblo, que se beneficiaba en parte de esos aranceles.

El edificio que hoy en día puedes ver fue reconstruido, según los planos históricos, en la década de los 80.

La "casa de Goethe"

Llamada así porque en este edificio se alojó el poeta alemán Johann Wolfgang von Goethe, allá por el año 1779. Fue su más ilustre huésped. Pero su historia viene de lejos, ya que fue construida en el siglo XIII para la familia Falkenstein.

Fueron muchos los "posaderos" que llevaron este edificio durante décadas. Wehrlin Müller, la familia Faller... Hasta hoy en día, que son la familia Drubba quien lo lleva, pero eso sí, dejando atrás su función de posada y ofreciéndose más como lugar para eventos en este pequeño pueblo.


El gran reloj de cuco

En uno de los laterales del edificio que hoy en día forma parte del complejo de los fabricantes de vidrio y cristal, se encuentra el reloj de cuco más grande de la región Alta de la Selva Negra, la que está más al sur de todas.

Fue construido en el año 1765, y tras varias renovaciones se ha convertido en uno de los relojes de cuco más bonitos de toda esta esquina de Alemania, si no el que más. Me gusta muchísimo. 

Son muchísimas las personas que se paran delante de él e inmortalizan un bello momento haciendo fotografías y quedándose embobados delante de él. Lo dicho, una pasada.


La producción del vidrio y cristal

La historia de la producción del vidrio y del cristal en la Selva Negra se remonta hasta el siglo XII. Aún así es muy difícil encontrar documentos que den una fecha exacta e informaciones sobre cada una de las pequeñas fábricas o talleres ya que estos se debían trasladar frecuentemente de lugar según la cantidad de madera que tenían a su alrededor (esto tuvo bastante que ver en la tala masiva de árboles que sufrió la Selva Negra durante cientos de años...)

Para que te hagas una idea, para producir un kilogramo de cristal es necesario entre 200 y 250 kilogramos de madera. 

Ah! y si te fijas, todos ellos tenían y siguen teniendo un color ligeramente tirando a verde, debido al contenido de hierro en la arena de sílice que también se utiliza para la producción.

La primera fábrica de vidrio en el Valle del Infierno se fecha en el siglo XVIII, justo cuando este material entró en decadencia en la Selva Negra, y se tuvo que cerrar nueve años después. Corta historia tuvo (1759 a 1768). Aún así, hoy en día en los dos edificios que encontrarás en este "pequeño pueblo", uno en la plaza y el otro justo enfrente del reloj de cuco, artesanos trabajando y enseñando la técnica a todos los visitantes que se acerquen hasta ahí. Un motivo más para visitar este lugar ;)

Puente sobre el Rotbach

Es una bonita obra de ingeniería construida en el año 1857 en arcos de piedra. Aguanta perfectamente el tráfico moderno. Un adelantado a su época se podría decir. 

Granjas, talleres, cordelería y graneros

Más allá del puente de piedra, casi al final y a la salida de este pueblo, donde se encuentran los aparcamientos, se encuentran "escondidos" una serie de edificios que antiguamente correspondían a una panadería-granero (de ahí el molino de agua que hay en uno de los laterales) que también era utilizado como residencia; y también talleres para los herreros y las granjas para animales. Todo esto en la gran construcción en forma de "L". Ah! y un pequeño almacén en forma de cabaña.


Los cordeleros, aquellos hombres que fabricaban escaleras de cuerda y más cuerdas para los caballos, también tuvieron su gran protagonismo en este lugar. Sin ellos, el subir por las grandes pendientes hasta Hinterzarten hubiera sido imposible sin duda.

Todos ellos han sido renovados y reconstruidos durante la segunda mitad del siglo XX, ya que fueron destruidos durante la II Guerra Mundial.


Hoy en día permanecen cerrados durante todo el año y no se pueden visitar por dentro, a excepción de algunos días señalados, como el "día de los molinos" que se suele celebrar a finales de mayo o principios de junio.


Posada "Hofgut Sternen"

Retrocedemos de nuevo hasta el "pueblo" para llegar a la joya de este lugar, la gran posada "Hofgut Sternen". Hoy en día es un gran hotel de cuatro estrellas donde muchos viajeros y turistas pasan la noche en este espectacular Valle del Infierno, como lo hicieron durante cientos de años comerciantes de todo el mundo en su camino a Friburgo o hacia el otro extremo de la Selva Negra. Personajes como Marie Antoniette se alojaron aquí, como puedes ver en una representación en forma de pintura en la fachada principal. 


El viaducto sobre el río Ravenna

Es hora de poner rumbo a la Garganta del río Ravenna y "perderse" por una serie de saltos de agua y preciosos bosques, pero antes pasarás por debajo del gran viaducto del Ravenna. Una obra de ingeniería espectacular.

Para llegar hasta él deberás rodear la posada "Hofgut Sternen". Será entonces cuando te encuentres de frente con esta mole de piedra de 224 metros de longitud y con una altura de 36 metros. Sustituyó a un primer puente, que construido en acero en 1885, no aguantó las inclemencias climáticas ni el paso diario de los trenes que unían y siguen uniendo los pueblos de Titisee y Hinterzarten con la ciudad de Friburgo. Es el llamado "Höllentalbahn" (el tren del Valle del Infierno).

Este de piedra fue construido entre los años 1926 y 1927.


Durante la II Guerra Mundial, el viaducto fue objetivo de muchos ataques de bombardero para cortar las comunicaciones entre un lado y el otro de la Selva Negra, pero nunca llegó a ser destruido en esos ataques. Se usaron enormes globos de barrera que dificultaban la visión. Eso sí, fueron los propios alemanes quienes en su retirada destruyeron en 1945 los tres pilares centrales, siendo reconstruidos en 1948.

Os aconsejo subir a la colina donde hay una pequeña cabaña para tener las mejores vistas tanto del viaducto como del Valle y del pequeño pueblo.

Garganta del río Ravenna - Ravennaschlucht

Y ahora, toca subir por esta preciosa garganta. Un paisaje de naturaleza única en la Selva Negra te espera... Aquí tienes toda la información que necesitas de este lugar:


¿Y te lo vas a perder? ;)

Comentarios: 0