¡Nieve! ... ¿dónde estás?

Ya casi ha pasado un mes desde que entró oficialmente el invierno. Y aquí en Selva Negra la verdad que no se nota mucho... Temperaturas altas para la época en la que estamos, pocas precipitaciones en forma de lluvia, nieve solo en las montañas más altas, heladas bastantes (eso sí) y muchísimos días de sol y nubes que se van disipando a medida que avanza la mañana. Por eso todos nos preguntamos en Selva Negro eso de: Invierno, nieve, frío.... ¿dónde estáis?

Cualquiera que haya venido a Selva Negra en semanas pasadas, como por ejemplo para disfrutar en diciembre de los mercadillos navideños, o aquellos que quieren pasar unos días de vacaciones en enero en un lugar famoso y conocido por estar teñido de blanco, se habrán llevado un pequeño chasco. Y es que la verdad que nieve esta temporada de invierno 2019/2020 de momento poca.

-- Lo de pequeño chasco lo digo más para esos que buscan hacer deportes de invierno a tope, porque para otros quizás no tanto. Debido a esas "altas" temperaturas y sol antes mencionados. --

Aún así la nieve aguanta en las cotas más altas. Me refiero en torno al Feldberg, que es con sus 1493 metros de altura la montaña más alta de Selva Negra y donde hay kilómetros y kilómetros de pistas esquiables, de caminos para hacer esquí de fondo y de rutas para los que nos encanta ir con raquetas de nieve. Ahí arriba sí. Pero no como otros años. Es nieve de ya hace varias semanas que aguanta por el "frío". Para que te hagas una idea, hoy jueves 16 de enero del 2020, que es cuando publico este artículo en el blog, hemos tenido 9º en la cima de esta montaña. ¿¡¿9 grados en enero?!? Sí, así es...

Al fondo de la imagen la nevada cima del Feldberg
Al fondo de la imagen la nevada cima del Feldberg

A parte del Feldberg, hay otras cimas míticas de Selva Negra que no están teniendo su mejor temporada de nieve. Me refiero por ejemplo al Belchen, con sus 14144 metros de altura, donde nieve en lo que es la cima ya queda muy poca (al estar más expuesta al sol). Otro ejemplo, en la región norte de Selva Negra sería la cima del Hornisgrinde, con sus 1164 metros de altura, donde las pistas no están en funcionamiento por falta de nieve.

Y más ejemplos serían la cantidad de pequeñas pistitas que casi cada pueblo de Selva Negra tiene (nada, son como entre 100 y 300 metros solamente) pero que ninguna de ellas están abiertas.

¡Nieve! … ¿dónde estás?

¡Te encontré! :)


¿Consecuencias de todo esto? Pues que la temporada de esquí está siendo un poco desastre para aquellas pistas que no están en los alrededores del Feldberg, ya que están tirando de cañones de vez en cuando, por suerte, si hay una noche de nieve ligera. Los esquiadores, los fines de semana se terminan yendo a Alpes (a unas tres horas de Selva Negra) u otros deciden no venir, como por ejemplo los suizos. Ellos son un mercado importante en estas semanas y prefieren quedarse en su montañosa Suiza donde la nieve sí que está más garantizada. Y cómo no, los hoteles. Alojamientos que están muy por debajo de su capacidad.

Además, se han cancelado algunos eventos muy importantes este año que se celebran en estas montañas de Selva Negra. Me refiero por ejemplo a la Carrera internacional de trineos tirados por perros, que se celebra cada año en el pueblo de Todtmoos.  En el caso de los saltos de esquí, que se celebran en Titisee-Neustadt este fin de semana (del viernes 17 al domingo 19), voluntarios han trabajado día y noche luchando para que no se cancelara. Y parece que han dejado la pista dentro del reglamento y bastante aceptable.

Imagen de la cima del Kandel (1243 metros de altura)
Imagen de la cima del Kandel (1243 metros de altura)

Pero hay más consecuencias claro. Ya se han avistado cigüeñas en Selva Negra. Raro, ¿no? Y es que estas aves pasan el invierno en África para así poder conseguir el alimento que en Europa estos meses, teóricamente, les es casi imposible por estar ese alimento bajo capas de nieve.

Y otra última consecuencia, por citarla, sería la del color verde que tienen las praderas de Selva Negra. Es un color que nos recuerda al inicio de la primavera. También el olor del bosque. Lo dicho, todo no muy habitual.

Ahora bien, ¿qué nos espera en las próximas semanas? Según las previsiones (¡ojo! previsiones. Luego todo puede cambiar), es que tomando como referencia el Feldberg, la situación no va a cambiar. Este fin de semana (17-19 de enero) sí que parece que tendremos algo de nieve, pero luego, para los siguientes treinta días nada. E incluso llegaremos a temperaturas de 14-15 grados a principios de febrero. Lo dicho, previsiones/pronósticos.

Ojalá escriba de nuevo otro artículo en unas semanas hablando de una situación diferente a esta. Me alegraría muchísimo la verdad.

Escribir comentario

Comentarios: 0