Monasterio de Sankt Märgen, historia y su aspecto actual

Hace 900 años que se fundó este Monasterio, el de Sankt Märgen, que también da nombre al pueblo donde se levantó por primera vez allá por 1118. Y digo por primera vez porque se ha tenido que reconstruir a lo largo de su historia hasta cinco veces. Casi tantas veces como las que ha cambiado de nombre... "Maria-Zell", "Sante Merien" o "Sankt Mergen"  han sido algunos de ellos. Cosas de la vida.

¿Te animas a descubrir este lugar de culto con mucha mucha historia? ;) 

Vale sí, he escrito 1118, el año de su fundación... pero a decir verdad, no se sabe exactamente la fecha exacta. El motivo es que se encontró un escrito datado en 1121 sobre las disputas fronterizas entre los Monasterios de Sankt Märgen y el vecino Sankt Peter. Siempre ha habido peleas entre vecinos. El caso es que el fundador del Monasterio, el Conde Bruno von Haigerloch-Wiesneck firmó ese documento en ese año, como dando a entender que él lo había mandado construir unos años antes. Así que nada, el pueblo en 1968 decidió celebrar su 850 aniversario y se quedó como que Sankt Märgen se fundó en 1118. Fue por temas políticos-históricos durante aquellos años, por cosas de competencias, ducados etc etc.


Y nada, ahora os divido su historia en varias partes. He intentado no ser aburrido, pero perdona si hay muchos nombres, datos o fechas, pero es que la historia me pierde... :)

Alterno imágenes actuales también del Monasterio, aunque nada tenga que ver si en ese punto hablo de 1432 por ejemplo, pero así no te saturo de ellas al final del artículo. Así vas viendo cómo es hoy en día. 

Allá voy:

El Monasterio de Sankt Märgen, de 1118 a 1463

Durante estos 345 años sucedieron varios hechos relevantes:

  • Peleas entre los alguaciles, con asesinatos de por medio
  • Pobreza y robos
  • Dos incendios que lo calcinaron todo

Empecemos con las muertes violentas:

En aquella época la elección de los alguaciles era libre, teóricamente. Fue después del abandono del cercano castillo de Wiesneck por parte del sobrino del fundador del Monasterio, Wetzel I von Haigerloch-Wiesneck, en 1133, cuando los Condes Hohenberg se hicieron cargo de ambos. Y así fue hasta el año 1293. Una época tranquila, sin sobresaltos.

Fue a partir de ese momento, cuando el complejo monasterio-castillo pasó a manos de un Caballero de Freiburg llamado Burkard Thurner cuando todo se empezó a liar. Pero ojo, que este no tuvo la culpa. Es más, le guardan gran cariño por la zona. Pero sí los que le siguieron. Schnewlin y Blumeneck. La constante disputa entre ellos, entre el poder, dejó tres asesinatos:

  • El primero el de Conrad III, muerto a manos de uno de los Schnewlin
  • El segundo el de Berthold Schulyheiss, muerto a manos de uno de los suyos
  • El tercero el de Juan II de Schlegele, muerto a manos de uno de los Blumeneck

La pobreza y los robos también llegaron al Monasterio. Los Schnewlin, que en 1322 se habían convertido en los Abades del lugar, participaron activamente del robo y posterior venta de los bienes del Monasterio. Adornos, libros, imágenes, altares.... todo desapareció. Y es más, al convento se podía acceder sin llave, ya que las puertas permanecían abiertas las 24 horas del día. Esto llegó a oídos del Papa que tomó cartas en el asunto y destituyó a los Schnewlin y para combatir la pobreza unió el Monasterio al de Todos los Santos, Agustiniano, que se encontraba en Friburgo.

En cuanto a los incendios, fueron dos los que arrasaron el Monasterio durante aquellos años. Cabe decir que los incendios en aquella época eran bastante normales, no en el bosque, pero si en las granjas, iglesias o cualquier edificación, ya que se guardaba material inflamable y con una chispa o cualquier cosa... ¡zas! Adiós madera.

El primero de ellos fue en el año 1284, mientras que el segundo, que tuvo más importancia, fue en 1430. Es aquí cuando el Abad Johannes VI Fähr, tras quedarse sin un duro por culpa del incendio, decide vender todo este terreno, más otros que poseía en las cercanías, a la ciudad de Freiburg por 4800 florines . Una pasta vamos.

Antiguos hitos fronterizos
Antiguos hitos fronterizos
Reloj de sol en una de las fachadas
Reloj de sol en una de las fachadas

El Monasterio de Sankt Märgen, el exilio en Freiburg desde 1463 a 1736

Así le llaman los historiadores a esta época. El exilio en Freiburg. 

El Abad sucesor de Johannes VI Fähr, Erhart Rotenkopf de Rottweil, logró recuperar algunos de esos derechos vendidos a la ciudad allá por 1493, y de paso restaurar un poco la iglesia. Intento hacer lo mismo con las naves del monasterio y sus terrenos, pero no le dejaron y junto con el incendio que arrasó el Monasterio de Todos los Santos en 1518, la situación de pobreza se agravó. La suma de todo hizo que se decretara en 1546 que los dos Monasterios pasarían a manos del Abad Gregor von Kreuzlingen, nombrando entonces administradores para ambos claustros.

Aún así en 1560 todo fue destruido por el fuego por tercera vez. En esta ocasión se debió a un descuido de uno de los sirvientes de la iglesia. Hasta 1578 no se reconstruyó el Monasterio bajo le mandato del Administrador Ulrich Stehelin de Constanza, quien además dejó de llamarse Administrador para hacerlo como "Preboste del Monasterio".

"La campana del Cristo" de más de 2100 kg
"La campana del Cristo" de más de 2100 kg

Ya en el siglo XVII, llegó la temida "Guerra de los treinta años", entre 1618 y 1648. Aunque el convento no quedó destruido ni dañado, la pobreza se adueño de nuevo de la zona y muchos de los habitantes del mismo huyeron a Austria. Eso sí, el Monasterio de Todos los Santos, con quien estaba "hermanado" si quedó destruido, al estar pegado a la ciudad de Friburgo. Fueron un desastre esos años para toda la región...

Y más cuando en 1704 se quemaron mogollón de las granjas que componían Sankt Märgen, dentro de la "Guerra de Sucesión española", que se convirtió en un conflicto internacional y que por la Selva Negra trajo mucha tela. Por cierto, la iglesia del Monasterio también se quemó durante aquellos años de guerra, pero no por culpa de ella, si no debido al descuido de una parroquiana. 

Pintura del Monasterio, expuesta en su museo, del año 1830
Pintura del Monasterio, expuesta en su museo, del año 1830

Tras el paso de estos tiempos convulsos, el nuevo Preboste de los Monasterios de Todos los lo Santos y el de Sankt Märgen, Andreas Dilger, decidió empezar a reconstruir los dos allá por 1713. Primero el que estaba más cercano a Friburgo, luego el de St.Märgen. Dicen las malas lenguas, que el ojito derecho del Preboste era el de Sankt Märgen, por eso lo reconstruyó con cariño y otorgándole las mejores imágenes y decorados, mientras que al de Todos los Santos le llegaran las migajas y lo que no se aprovechaba en el de Sankt Märgen...

En 1729 se celebró el primer oficio solemne y tranquilo en el Monasterio desde hacía ya 270 años.

El Nuevo Monasterio de Sankt Märgen, de 1736 a 1792

Fue un tiempo relativamente feliz para ambos Monasterios unificados. Tras la muerte de Andreas Dilger, su sucesor Peter Glunk, continuó los trabajos de restauración. Además, la cercana Capilla de Ohmen, también se reconstruyó. Se celebraban misas, la gente regresaba al pueblo a trabajar en las granjas...

... Hasta que la Emperatriz Maria Teresa, que tomó el poder en 1740, puso su punto de mira en los Monasterios, ya que los consideraba lugares de superstición y donde se "cultivaban" personas vagas y perezosas. Por eso poco a poco se les fue retirando muchos de sus derechos y se les aplicaba nuevos impuestos.

Imagen del Preboste Andreas Dilger, expuesta en el Museo del Monasterio
Imagen del Preboste Andreas Dilger, expuesta en el Museo del Monasterio
Imagen del Preboste Michael Fritz, expuesta en el Museo del Monasterio
Imagen del Preboste Michael Fritz, expuesta en el Museo del Monasterio
Imagen del "Preboste Desconocido", expuesta en Museo del Monasterio
Imagen del "Preboste Desconocido", expuesta en Museo del Monasterio

Secularización e incendios, siglos XIX y XX

Las Guerras de Coalición, un Francia contra todos, que empezaron en 1792, también llamadas como "Revolución francesa", trajo un final e inicio del siglo XIX bastante conflictivo. Ambos Monasterios fueron abandonados por sus clérigos y solamente quedaba en ellos el servicio doméstico. Se decían que habían huido a Villingen. Esto hizo que en 1803 se tomara la decisión de nacionalizar los monasterios. Todos. Ya que no era el único donde había sucedido esto. En la paz firmada en Bratislava, dos años después, los Monasterios de Sankt Peter, Sankt Märgen y Breisgau, fueron otorgados al Ducado de Baden, haciéndose oficial en 1806.

Con este hecho llegó la secularización. Muchos de los bienes del Monasterio fueron entregados al Gran Ducado y otros se vendieron a particulares. Se dice, se comenta, que este fue el final real del Monasterio. Aún así continuó funcionando como iglesia, celebrándose misas con asiduidad.

¿Y qué fue del Monasterio de Todos los Santos de Freiburg? El hermanado convento se destruyó definitivamente en 1851. En el mismo lugar a día de hoy se encuentra el edificio del Arzobispo del Ordinariato de Friburgo.


Ya a principios del siglo XX, el Monasterio se quemó por quinta y última vez. Era el 12 de septiembre de 1907 cuando un rayo cayó sobre la iglesia, que no estaba equipada con pararrayos, y la incendió. Se reconstruyó rápidamente y a semejanza de como se levantó en 1736.

La imagen de la peregrinación, un símbolo del Monasterio muy importante durante los dos últimos siglos, se salvó de la quema. También las figuras del altar.

En 1195 los Monjes de la Orden paulina de Czestochowa (Chequia), se trasladaron al Monasterio para intentar revivir de alguna manera la vida de aquellas personas que habitaron el mismo durante siglos, pero les salió rana el intento. El 31 de agosto del 2011 fueron expulsados als aber que un monje había malversado dinero.

Como ves, el Monasterio de Sankt Margen tiene mucha tela...

¿Y te lo vas a perder? Visítalo en tu próxima escapada o viaje a la Selva Negra ;)

Escribir comentario

Comentarios: 0