Prof. Dr. Julius Euting, el padre del Ruhestein-Wildsee

En Selva Negra hay muchos lugares que recuerdan a personas que hicieron algo por estos bosques y paisajes, y que ya no están con nosotros. En este caso te voy a hablar de un señor que descansa en un lugar privilegiado: Julius Euting.

¿Quién fue este tal Julius Euting?

Este bibliotecario, teólogo, experto en lenguas orientales y como tal en países de Oriente, investigador, escritor y amante de las montañas de los Vosgos (en la actual Alsacia, Francia) y cómo no también de la Selva Negra, nació el 11 de julio de 1839 en la ciudad de Stuttgart.

En 1871, tras terminar sus estudios en la Universidad de Tübingen y después de trabajar durante algún tiempo en ciudades como París, Londres y Oxford, se mudó a Estrasburgo y asumió el cargo de primer bibliotecario de la universidad de esa ciudad. Vivió, para que te hagas una idea, en el mismísimo Palacio Rohan, uno de los edificios más importantes de Estrasburgo.

No fue hasta el año 1900 cuando fue nombrado director de dicha universidad y de la biblioteca estatal.

Durante todos esos años también viajó por Oriente: Siria, Arabia, Turquía, Egipto... además de otros países del Mediterráneo como Túnez, Grecia, Italia... Por todo ello aprendió a hablar hasta diez idiomas. Participó en numerosas excavaciones, registró inscripciones preislámicas (escritura púnica, aramea, palmiriana…) y escribió muchos diarios de viaje. Todo esto le sirvió para formar parte de la Academia de Inscripciones y Bellas Letras, y también de la Academia de Ciencia Prusiana. 

Vamos, que hizo de su vida una gran aventura :)


¿Por qué su tumba se encuentra en el interior de Selva Negra?

Muy fácil la respuesta: amaba Selva Negra. Como también amó las montañas de los Vosgos.

Por eso cofundó y dirigió desde 1876 hasta 1912 el Vosges Club, y en Selva Negra se estableció en el llamado Ruhestein, muy cerca del Wildsee (el lago salvaje).

Durante todos esos años diseño una red de rutas de senderismo en ambas montañas. Pasó muchísimo tiempo en las posadas de la región norte de Selva Negra siendo conocido como el "Padre del Ruhestein". Gracias a él, el turismo empezó a llegar a esta esquina de Alemania. Sus ideas, conceptos y actuaciones fueron innovadoras.

Él se enamoró del Wildsee (el lago salvaje) y de sus alrededores. Tanto fue así que antes de morir ya planeó y planificó dónde quería ser enterrado. Y es ahí, desde ese año 1913 cuando falleció, donde descansan sus restos. Un lugar que es muy visitado por los excursionistas que buscan llegar al citado lago.

Además, Julius dejó escrito en su testamento que quería ser recordado cada año. El día de su cumpleaños. Por eso, el cercano centro del Parque Nacional de Selva Negra organiza cada 11 de julio una ruta hasta su tumba, donde la tradición dice que hay que tomarse un trago de café de moca, proveniente de la actual Yemen y que tanto gustaba a Julius Euting.

Aquí te dejo más información del lago que antes te mencionaba: el Wildsee


Comparte este artículo ;)

Escribir comentario

Comentarios: 0