En tren

Trenes largos y cortos; veloces y no tan veloces; de colores rojos, blancos… en definitiva, trenes.

Y es que una de las mejores formas de moverse por la Selva Negra es subida/o en uno de los trenes que la cruzan y la rodean.

Existe una gran cantidad de líneas que hacen recorridos de una punta a otra de la Selva Negra, haciendo paradas en muchos de los pueblos y en todas las ciudades importantes.

 

El terreno escarpado ha dificultado que más pueblos quedaran conectados por el tren, pero en cambio, a donde llega en muchos tramos se disfruta de un paisaje espectacular, y a veces  gracias al atrevido proyecto atravesarás puentes de vértigo y zonas de pequeños túneles, unos seguidos de otros. ¡Es imposible no quedarse embobado mirando el paisaje!

 

Puedes consultar horarios y precios en la página web alemana, pero con posibilidad de idioma español, en: www.bahn.de así como comprar y reservar billetes on line. También podrás comprar los billetes en todas las estaciones.

En Alemania hay dos tipos de trenes:

  • Los ICE: Son los de alta velocidad. Más caros, más rápidos y más cómodos.
  • Los regionales: Son los que unen tramos cortos o de cercanías. Más baratos, con más paradas y menos cómodos. Son trenes de color rojo, los más largos y blancos los más pequeños.

Estos últimos son de los que voy a hablarte más en profundidad, ya que son los que se meten dentro de los bosques, los que pasan por los pueblos más pequeños y los que te acercan más al paisaje de tus sueños.

Quizás también te interese leer...


Comentarios: 0