Hausach, el "kilómetro cero" de la Selva Negra

El pequeño pueblo de Hausach, situado en el Valle del Kinzig, es sin duda el punto central de la Selva Negra. El kilómetro cero. Y es que sus casi seis mil habitantes disfrutan del privilegio de tener entre sus calles una historia casi milenaria, con preciosos y coloridos edificios, con un castillo o lo que queda de él en lo alto de su colina, de un río como el Kinzig que durante cientos de años fue la autopista al Rin y de poseer una de las mejores industrias de estos bosques. Y si a todo ello le sumas la perfecta ubicación, su oferta hotelera, los bosques que lo rodean y la cantidad de actividades que se pueden hacer aquí, hacen de él un lugar de paso casi obligatorio en tu viaje por la Selva Negra. ¿Te animas a descubrirlo? ;)

Historia de Hausach

Como en la mayoría de pueblos a lo largo del Valle del Kinzig, el asentamiento rural en pequeñas y grandes granjas es más antiguo que la fundación de dichos pueblos. Por tanto seguramente donde hoy se desarrolla Hausach, familias de agricultores ya lo hicieran antes de que fuera mencionada como ciudad allá por el año 1092.

Su iglesia fue construida a los pocos años, al principio del siglo XII, convirtiéndose en una de las más antiguas de todo el valle, aunque en la actualidad casi ni se aprecie debido a las guerras y restauraciones que ha tenido que sufrir con el paso del tiempo. 

Su castillo, en cambio, no se construyó hasta el año 1220 y es que toda esa zona fue durante casi quinientos años muy sensible a los asedios, saqueos y despliegue de tropas. Las guerras estaban a la orden del día debido a la ubicación tan perfecta del lugar.

Hasta 1806 perteneció al Principado de Fürstenberg, una rica que familia que gobernaba en toda la región, y al Distrito Imperial Suabo. Se repartieron el poder durante cientos de años. Aún así, su desarrollo lo impedía los cercanos pueblos de Haslach y Wolfach, por lo que instalaron una aduana que sirvió de motor económico para Hausach.

Durante el siglo XIX el progreso parece que llegó a Hausach en forma de tren. Y es que se construyó el nudo ferroviario llamado "Schwarzwaldbahn" que unía y une la ciudad de Karslruhe con Konstanz, atravesando el Valle del Kinzig. Además, una pequeña vía ferroviaria llamada "Kinzigtalbahn" también se construyó para unir las ciudades de Offenburg y Freudenstad. Todas ellas con parada en Hausach. La mayoría de la población del pueblo entró a trabajar en la escuela oficial de trenes de Hausach, dejando a un lado la ganadería y agricultura.

El paso de la II Guerra Mundial por Hausach tuvo consecuencias fatales... Continuos bombardeos que destruyeron la estación y muchas de las casas de sus alrededores junto con varios molinos de agua y otras construcciones. 

 

A pesar de ello, tras el paso de la guerra, Hausach se recuperó lentamente, y muchos de sus habitantes regresaron para trabajar en la minería y en reconstruir el nudo ferroviario. Fue entonces cuando la industria de Hausach tomó vital importancia en la región. Así hasta nuestros días...

Qué ver / Qué hacer... en Hausach

Pasear por las calles de Hausach, a pesar del tráfico que soporta su calle principal, es adentrarte en un paisaje donde hay que mirar en todas direcciones. Y es que tanto las aceras, convertidas en pequeñas obras de arte, como las fachadas de algunos de sus edificios son los valores que sus habitantes cuidan con mucho esmero. 

Por eso te aconsejo que te pierdas por sus callejuelas, visites su iglesia y subas hasta el antiguo castillo, hoy en día convertido en unas preciosas ruinas, donde obtendrás las mejores vistas del pueblo y del Valle del Kinzig.

Burg Husen


Fue construido en lo alto de la colina de Hausach en el año 1220 por los Duques de Zähringen, la familia que gobernaba por aquel entonces en la mayoría de regiones del sur de la Selva Negra. Por tanto fue propiedad de los Condes de Friburgo hasta 1303, fecha en la que los Fürstenberg tomaron el mando.

Fue ampliado entre 1452 y 1477 por el Conde Heinrich IV, quien mando construir un foso para proteger la fortaleza que en su interior guardaba un pequeño palacio y enorme torreón.

En 1632 se incendió y fue reconstruido, pero nueve años después las tropas francesas bajo el mando del Conde Jean Baptiste Budes de Guébriant, lo volvieron a destruir. Desde entonces, solo quedan las ruinas de este lugar. Una gran almena renovada y algunas de las paredes del palacio y del foso.

Desde 1968 las ruinas están en posesión de los habitantes de Hausach, ya que las compraron a la familia Fürstenberg.


Rutas de senderismo guiadas en español por la Selva Negra:


Iglesia católica de St.Mauritius


Donde hoy en día se alza la Iglesia católica de Hausach, construida en 1894, siempre existió en ese terreno un lugar de culto. El primero de ellos se remonta a principios del siglo XI, y tras el paso de guerras e incendios, numerosas iglesias han ido ocupando el lugar que dejaban sus antecesoras. Así hasta la que en la actualidad podemos contemplar. 

Su llamativa fachada neogótica con mampostería de arenisca roja atrajo un carácter nuevo y diferente a Hausach, lo que atrajo gran cantidad de gente que quedó asombrada con el resultado final. Fue el arquitecto Max Meckel, que se inspiró en la Catedral de Friburgo, de donde era también arzobispo, el que llevó este tipo de construcción hasta el Valle del Kinzig.


Maqueta de trenes de la Selva Negra - Schwarzwald Modell Bahn

Si te gustan los trenes y las maquetas, este es tu lugar. Aquí podrás ver fielmente reflejado los detalles de los bosques, granjas, pueblos y estaciones de tren que rodean Hausach. Un recorrido donde los trenes atraviesan las montañas de la Selva Negra y los coches, autobuses y cualquier medio de transporte se mueve como si fuera real. ¿Te animas a conocerlo? Está pegado a la estación de trenes de Hausach.


Camina por sus calles...

... admirando sus edificios y construcciones, sin perder detalle del suelo y de las fachadas.

Ayuntamiento:


Capilla de St.Sixt, perteneciente al antiguo claustro de Hausach: 

*Claustro que ya no existe debido al paso de la Guerra de los Treinta Años


Plaza del mercado:


Metzgerei Decker:

Fachada de la carnicería Decker, donde generaciones y generaciones han trabajado ahí durante cientos de años. Lo puedes ver en la gran inscripción de su cara sur.


Pequeños y grandes canales de agua:


Plazas de Hausach:


Iglesia evangélica - Friedenskirche:

Preciosos edificios de Hausach:



No pierdas de vista las fachadas de algunos edificios...


... Así como las aceras. Todo está cuidado al detalle:


El río Kinzig con sus zonas verdes parques infantiles en sus orillas:


¿Donde está y como llegar a Hausach?

Hausach está en el mismo centro de la Selva Negra y claro, es evidente que las comunicaciones hasta este pueblo son inmejorables. Tanto por carretera, andando, en autobús o en tren, te resultará fácil llegar a Hausach.

En tren, por las líneas regionales:

RE, Karlsruhe - Baden-Baden - Offenburg - Gengenbach - Haslach - Hausach - Triberg - Donaueschingen - Singen - Konstanz (Constanza, la del lago).
SWE, Offenburg - Gengenbach - Haslach - Hausach - Schiltach - Freudenstadt.
SWE, Hausach - Gutach - Hornberg.

Caminando: Caminando entre los bosques que rodean Hausach para llegar hasta él y atravesarlo. ¿Sabías que por Hausach pasa una de las rutas de senderismo más famosas de la Selva Negra y de Alemania? El Westweg ;)


¿Te animas a conocer Hausach? ;)

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Beatriz (miércoles, 15 agosto 2018 23:02)

    ¡Excelente información! ¡¡Gracias!!
    subiendo hacia el valle, que pueblo se encontraría en el punto más alto?
    y cuanto desnivel hay?