Friburgo: "zum roten Bären", la posada más antigua de Alemania

Uno de los edificios más representativos de la ciudad, y a la postre uno de los más antiguos, es esta posada que se encuentra muy cerquita de una de las puertas de entrada a la ciudad. Ni en los registros se conoce la cantidad de gente que ha dormido entre sus paredes, ni la cantidad de historias que allí se contaron y se escribieron desde que se fundara allá por el siglo XII.

Te presento, "zum roten Bären", el oso rojo:

Fue casi casi fundada la misma fecha que la ciudad daba sus primeros pasos. Allá por el año 1120. Y desde sus inicios hasta la actualidad siempre siempre fue una posada. Es por eso que ostenta el título de "la posada más antigua de Alemania". Aunque bueno, he decir que probado al 100% no está, ya que hay dos posadas más repartidas por el país que también exigen este título: 

  • Herberge zum Löwen, en Seelbach (Selva Negra)
  • Zum Riesen, en Miltenberg (Baja Franconia)

Volvemos a ese siglo XII, fecha de fundación de la posada. ¿Te imaginas que por aquel entonces el lugar tenía capacidad para aproximadamente 200 caballos? Pues sí, para que te hagas una idea de la importancia del mismo. Y es que su situación privilegiada, pegada a la puerta de entrada este de la ciudad, por la que entraba y salía todo el comercio que provenía de los Montes Suabos, era brutal.

Hasta el año 1744 fue una casa de tres plantas pintada de color rojo. Con ese color se identificaba a las posadas o lugares donde se comía y se podía pasar la noche.

¿Es por el color de la casa de donde viene su nombre? El oso rojo. No, no fue el color rojizo de la fachada, si no más bien por la plata y los minerales que se obtenían de la cercana Montaña de Friburgo, conocida como el "Schauinsland". Vale, ¿y esto qué tiene que ver con el color rojo? ¿Por qué además hay un oso dorado a la entrada de la posada?

En la Edad Media la palabra "rojo" tenía un significado especial. Y a esos minerales se les llamaba vulgarmente "rojos". Lo del oso dorado es porque si te fijas en los establecimientos más antiguos de la ciudad, todos están "señalizados" con una imagen dorada. Depende de eso, de la antigüedad del lugar.

La casa no tuvo cambios en su estructura hasta la llegada de los franceses a la ciudad. Al querer construir una gran fortaleza la posada era un problema. Problema que se solucionó con dinero. La suma de dinero fue tan grande que no importó que la posada se convirtiera en un edificio más pequeño, justo el que vemos en la actualidad. Por tanto perdió sus establos y otros anexos al edificio principal.

Desde entonces, el edificio no ha sido (casi) tocado. Digo casi porque el paso de la II Guerra mundial sí que afectó a la estructura del edificio, pero no lo destruyó ni nada por el estilo. Por tanto si entras veras un precioso entramado de madera y muros de piedra que te harán llevar a la Edad Media, ya que son los muros originales de la primera muralla de Friburgo.

FREETOUR por la ciudad de Friburgo y la montaña de su extinto castillo

"Zum roten Bären" forma parte de los lugares que vistamos en nuestra visita guiada, siempre en español, por la ciudad de Friburgo. ¿Te animas a participar?


Escribir comentario

Comentarios: 0