Friburgo: Iglesia de San Martin

En pleno centro de la ciudad, en la concurrida Plaza del Ayuntamiento, se alza un edificio en forma de "L" y que destaca por su sencillez. Su sencillez en la fachada, su sencillez en la galería porticada y su sencillez en su interior. Te hablo de la Iglesia de San Martín, un icono de Friburgo que es pasado de alto por muchos visitantes, pero que "Caminando entre bosques" te lo quiere abrir para ti:

Hablemos de su historia

Corrían los primeros años del siglo XIII cuando Los Franciscanos se establecieron en la ciudad, llamados quizás por las voces que se extendían fuera de las fronteras de Friburgo, clamando que la ciudad se estaba transformando un centro de la fe católica. Y así era, y así fue. Ese efecto llamada hizo que muchos monjes llegaran a la ciudad y claro, había que buscarles sitio. 

Ese sitio fue una Capilla, en honor a San Martín, que se encontraba al sur de la Catedral (o más bien de lo que sería años después la gran Catedral de Friburgo, ya que en esos años estaba en construcción). Fue en el año 1246 cuando Los Franciscanos demolieron esa capilla y empezaron la construcción de una iglesia.

En 1262 fue cuando se les ocurrió la idea de transformar la reciente construida iglesia, en un Monasterio. Por ello, y tras varias disputas con la ciudad, empezaron las obras del claustro, que no fue terminado en su totalidad hasta el año 1318.

Esas disputas con Friburgo de las que te hablaba, fueron el recelo de muchos miembros del Consejo de la Ciudad de ceder más y más terreno a la Iglesia. Además, Los Franciscanos quisieron darle al Monasterio el título de Orden Mendicante, es decir, que querían vivir de la limosna de los demás (hacer un voto de pobreza significaba renunciar a todo tipo de bienes y propiedades, y venía unido con los votos de castidad y obediencia). El Consejo de la Ciudad la verdad que no quería esto en pleno centro de Friburgo, aunque como ves al final terminaron aceptando.


La Iglesia no sufrió daños ni se tuvo que renovar hasta que llegó la Guerra de los Treinta años (1618-1648) y también cien años después cuando los franceses asediaron la ciudad. Pero fue un más "chapa y pintura" y así además aprovecho para cambiar de estilo y meterle unas cosillas más.

Pero no fue hasta los primeros años del siglo XIX, cuando la Iglesia-Monasterio sufrió grandes cambios. Querían darle un toque de luz, armonía, belleza y sencillez religiosa: Algunos altares fueron retirados, el suelo se cambió por uno de piedra que venía de la Catedral de Friburgo, etc etc. 

Y hasta la ciudad vio una oportunidad en esa renovación para "robarle" al Monasterio una esquina, su patio y jardines. Se tiraron los muros y se convirtió, en el año 1845, en la flamante y nueva Plaza del Ayuntamiento.

Por tanto, la Iglesia-Monasterio modificó su forma y se quedó como la podemos ver en la actualidad. Con forma de "L".

Tanto quitar y tanto renovar también provocó las voces de algunos religiosos, al final del siglo XIX, pidiendo dotar a la Iglesia de una torre "como Dios manda". Y así fue. La obra fue ordenada por el Sacerdote y famoso escritor de la región Heinrich Hansjakob y diseñada por el arquitecto Max Mecke. En 1893 se terminó la torre.

Ya en tiempos de la II Guerra Mundial, la gran parte de la ciudad fue destruida y convertida en cenizas. Solo se salvaron la Catedral y algunos pocos edificios del centro. Pero no, la Iglesia de San Martín no corrió la misma suerte, y la noche del 27 de noviembre de 1944 la iglesia e incendiada por bombas de fósforo, haciendo que el campanario se estrellara contra la nave.

Fue reconstruida entre 1949 y 1951. Desde entonces, y tras varias pequeñas renovaciones, la Iglesia se mantiene en ese aspecto de después de la Guerra y es la que hoy en día podemos visitar, tanto por dentro como por fuera.


¿Sabías que...

… en una de las habitaciones del sótano de la Iglesia de San Martín, allá por el año 1359, un personaje llamado Berthold Schwarz "inventó" la pólvora? Bueno, más bien la introdujo en Europa. Bueno, al decir verdad, mejoró lo hecho siglos antes por los chinos y por los musulmanes (fueron éstos últimos quienes realmente la utilizaron por primera ven en Europa (en España concretamente)). Por tanto se podría decir eso, que fue el inventor del "polvo negro" mejorado.

Te hablo de él en este artículo sobre la Plaza del Ayuntamiento de Friburgo, ya que en ella se encuentra una estatua en honor a él:


Escribir comentario

Comentarios: 0