Friburgo: Basler Hof

Uno de esos que llaman muchísimo la atención cuando uno pasea por Friburgo es este del Basler Hof. Es imposible no toparse con él, ya que se encuentra en plena calle comercial, la Kaiser-Joseph-Strasse, la más importante de la ciudad. Y eso, que es una belleza de edificio, además de ser el único no comercial de dicha calle. 

Aquí te hablo del Basler Hof:

Fue construido entre 1480 y 1496 por orden del Canciller de la corte del Emperador Maximiliano I. Y años después cogió un uso al que para nada estaba pensado cuando se levantó: acogió a los canónigos que huyeron de Basilea tras La Reforma. Y así fue hasta  año 1678, cuando lo tuvieron que abandonar, además de también la ciudad, después de que las tropas francesas de Luis XIV tomaran la ciudad.

Cuando Luis XIV visitó la ciudad en el año 1681 para revisar de primera mano las obras de fortificación de la ciudad por parte del famoso arquitecto francés Vauban, se enamoró del edificio. Tanto, que se quiso quedar en él a dormir mientras estuviera en Friburgo.

Dieciséis años después los austriacos recuperaron el poder en Friburgo, y con él el edificio del Basler Hof. Fue un palo para Luis XIV...

Hasta mediados del siglo XVIII su uso fue para las oficinas de la Administración del Imperio de los Habsburgo en la región. Fue entonces cuando recuperó el estatus de residencia. Aquí se alojaron hasta 1806 los presidentes de los Estados Federales.

A partir de 1806 volvió a ser un espacio de oficinas. Esta vez para el recién formado Ducado de Baden.

Ya en el siglo XX, en pleno apogeo del Nacionalsocialismo, el edificio entró en su época más oscura. Fue sede de la GESTAPO, la policía secreta del estado, desde 1933 hasta 1941. Aquí fueron maltratadas cientos de personas, entre ellas reconocidos opositores. Una placa en la fachada principal recuerda este hecho.

Fue destruido en gran medida durante los bombardeos que sufrió la ciudad la noche del 27 de noviembre de 1944 por las fuerzas aliadas. Se reconstruyó entre 1950 y 1951 manteniendo exactamente su estado original. Una obra maestra de la Edad Media. 

Hoy en día es la sede del Consejo Regional y del Presidente de distrito de Friburgo.

Su fachada principal es una maravilla. Sus pinturas, sus ventanas, sus pequeñas torres, su puerta de entrada... todo. Todo está genialmente distribuido. 

Entre esas cositas destaco sin duda la imagen de los tres patronos diocesanos de Basilea: El Emperador Enrique II, María y el legendario primer Obispo de Basilea, Pantalus.

FREETOUR por la ciudad de Friburgo y la montaña de su extinto castillo

"Basler Hof" forma parte de los lugares que vistamos en nuestra visita guiada, siempre en español, por la ciudad de Friburgo. ¿Te animas a participar?


Escribir comentario

Comentarios: 0