La Ruta Inti por la Selva Negra

Creo que es hora de poner en orden mis pensamientos, mis vivencias y mi locura, una sana locura que viví hace ya unos días por la Selva Negra junto con unas 120 personas, y que hoy abro para vosotros. 

Esta fue mi experiencia con la Ruta Inti 2017:

Todo comenzó hace muchos meses, cuando contactó conmigo Guillermo en nombre de la Ruta Inti. ¿Ruta Inti? Me pregunté a mí mismo... nunca había escuchado eso. Rápidamente lo busqué en Google y se me iluminaron los ojos. Fue como amor a primera vista. Es, como bien explican en su web, un programa cultural, formativo y de aventura para jóvenes de todo el mundo. Cada año realizan una expedición durante mes, mes y medio, por cualquier punto del planeta, y en este 2017 habían pensado en pasar por la Selva Negra. Querían seguir el Danubio, el gran río europeo que nace a pocos kilómetros de la que es mi casa en Alemania. Y... ¿en serio? ¡Querían contar conmigo!, que fuera su guía durante esos días por estos bosques... ¿Que qué dije? Ni me lo pensé. No había nada que decir, simplemente había que ponerse a trabajar de inmediato, había mucho que preparar...

 

No te voy a aburrir contándote cómo fueron esos meses de gran trabajo, intentando que llegado el día todo estuviera casi perfecto, pero sí te digo que no fue nada fácil... Conseguir alojamiento para tanta gente, hacer muchos borradores de rutas posibles hasta que al final quedara la que hicimos, tantas reuniones en ayuntamientos, correos enviados y recibidos, tanto papeleo en un idioma que no es el materno aunque si puedo decir que lo controlo... Y por último, reconocer una y otra vez cada etapa de la ruta, recorriendo mil veces estos bosques caminando para que en caso de surgir algún contratiempo saber solucionarlo rápidamente. Sí, fueron meses largos y duros, pero la recompensa de ver a toda esa gente caminando detrás de mí pasándoselo en grande por la Selva Negra no tiene precio, y será algo que nunca olvidaré...

Venga venga, al lío. Durante días pasados he estado compartiendo las crónicas de cada jornada que hicieron los expedicionarios de la Ruta Inti durante esos días por la Selva Negra. Ahora me toca a mí contaros, desde mi punto de vista y de manera breve, como fue esa intensa semana...

Crónicas de una semana por la Selva Negra


-- La Ruta Inti y Caminando entre bosques unidos "pateando" la Selva Negra --

24 de Julio, Gengenbach - Hausach

- 25 kilómetros
- Dificultad baja

 

 

A destacar en el camino:

  • El precioso pueblo de Gengenbach, junto con Schiltach el más bonito de la Selva Negra sin duda. Sus torres medievales, el que haya salido en la famosa película de "Charlie y la fábrica de chocolate", más su mercadillo de Navidad con el Calendario de Adviento más grande el mundo, son motivos más que suficiente para perderse unas horas por él.
  • El río Kinzig, que parte en dos la Selva Negra. Para muchos es frontera natural entre el norte y el sur de la Selva Negra, y por el que durante muchos años en el pasado navegaron las balsas de madera que eran el medio de transporte tanto de personas como de mercancías.
  • El pequeño pueblo de Haslach, donde destaco su centro histórico empedrado con edificios históricos.
  • Pueblo de Hausach, el corazón de la Selva Negra, dado que es el centro de todo. Su castillo en ruinas merece una buena visita.

 

El primer día de "caminata" por la Selva Negra transcurrió por el Valle del Kinzig. Era una ruta fácil, a orillas siempre del río Kinzig y sin ninguna dificultad en forma de cuesta o de terreno ascendente.

¿Lo mejor? El valle es una pasada y los pueblos que te encuentras en el camino también.

¿Lo menos bueno? El terreno, muchas veces por asfalto que hizo que los pies y rodillas se tuvieran que esforzar más de lo habitual.

Al final del día, en el tramo que va desde Haslach a Hausach, de unos 6-7 kilómetros, la lluvia quiso participar de la ruta y llegamos calados a nuestro destino... Pero bueno, nos esperaba un lugar calentito para descansar de cara al día siguiente.

Más sobre ese día en la crónica que hicieron los propios expedicionarios en:

25 de julio, Hausach - Schindelhaus (Schönwald)

- 25 kilómetros

- Dificultad media-alta

A destacar en el camino:

  • Los molinos de viento más grandes de Europa. La energía eólica es uno de los motores de esta región, junto con la solar.
  • Los bosques cerrados de la Selva Negra, en los que en días lluviosos y de niebla, como tuvimos ese día, es difícil ver a más de 5 metros en cualquier dirección.
  • Fuerte de la Guerra de Sucesión, construido por los españoles.
  • Karlstein. Una piedra en lo alto de una colina que simboliza el punto exacto donde hace ya centenares de años fue el lugar fronterizo entre cuatro regiones, hasta 1805.
  • Blindensee, un precioso lago dentro de una reserva natural y a su vez en un gran humedal por el que se puede caminar sobre un camino hecho con tablas de madera observando la flora y la fauna que allí convive.

El segundo día de "caminata" estuvo marcado por la intensa niebla y lluvia caída la tarde y la noche anterior, y que durante casi toda la jornada nos acompañó también. Por tanto, por seguridad de todos los expedicionarios, tomé la decisión de acortar la etapa, suprimiendo el primer tramo de unos 8 kilómetros en continua subida y que por la dureza (grandes cuestas - peso en las mochilas - terreno resbaladizo - condiciones climáticas adversas), era necesario. Aún así quedó una jornada muy muy chula donde vieron lo que es la Selva NEGRA, donde no se ve nada, solo un espeso bosque. Fue la magia de ese día. Tanto ellos, como yo que ya sabía lo que era, nos quedamos asombrados al caminar entre los bosques...

Finalizamos la ruta en una gran cabaña de madera donde pasamos la noche resguardados del frío y de la lluvia. Otros lo hicieron en las grandes tiendas de campaña. Fue, una gran gran noche sí.

Más sobre ese día en la crónica que hicieron los propios expedicionarios en:

26 de julio, Schindelhaus (Schönwwald) - St.Peter

- 30 kilómetros

- Dificultad media-alta

A destacar en el camino:

  • Nacimiento del Danubio. El río Breg, que kilómetros más adelante en el pueblo de Donaueschingen se une al Brigach y de ahí nace el Danubio, tiene su fuente en este lugar. Para muchos es el verdadero Nacimiento del Danubio, y yo no les quito la razón... Un bonito lugar en medio casi de la nada.
  • Las grandes rocas bañadas en verde debido al frondoso musgo y el bosque de Günterfelsen.
  • Las cascadas de Zweribach, unas auténticas desconocidas y que merecen muy mucho la pena.
  • El pueblo de St.Peter, donde su Monasterio y su espectacular biblioteca barroca debe ser una de las paradas casi obligadas en tu viaje por la Selva Negra.

 

Tras ver el nacimiento del Danubio, lugar importante para la expedición de la Ruta Inti 2017 dado que era su sino, la jornada estuvo marcada por una larga bajada hacia Simonswald y la posterior subida, por un camino medieval pegado a las cascadas de Zweribach, hacia St.Peter. Fue una etapa de superación personal para todos y cada uno de los expedicionarios, dado que nadie o casi nadie había caminado tanto como ese día. Fue espectacular ver sus caras de satisfacción y orgullo al llegar al destino ;)

Más sobre ese día en la crónica que hicieron los propios expedicionarios en:

27 de julio, día de descanso en St.Peter

Tras tres días caminando por la Selva Negra los expedicionarios se merecían un día de relax, para que así pudieran reponer fuerzas de cara a los últimos dos días de caminata.

El día de descanso fue en el pueblo de St.Peter, en la Alta Selva Negra. La jornada se dedicó a hacer talleres culturales, a conocer el pueblo, a relajarse en la piscina y a visitar la cercana ciudad de Friburgo (Freiburg). 

Más sobre ese día en la crónica que hicieron los propios expedicionarios en:

28 de julio, Monte Feldberg - Schluchsee

- 22 kilómetros

- Dificultad media-baja

A destacar en el camino:

  • Monte Feldberg, el pico más alto de la Selva Negra con sus 1.493 metros de altura. 
  • Feldsee, para mí el lugar más maravilloso de todos estos bosques. Es un lago a unos dos kilómetros del Feldberg que en vez de explicarte cómo es, es mejor que vayas y lo vivas de la manera que los 120 expedicionarios lo hicieron. Impresionante.
  • Schluchsee, el lago más grande de la Selva Negra. No es un lugar turístico ni con muchas cosas que ver, pero sí cosas por hacer. Por ejemplo puedes realizar deportes acuáticos como la vela, o darte un chapuzón en sus frías aguas.

Comenzamos la mañana ascendiendo desde el aparcamiento hasta la cima del Monte Feldberg, una subida de poco más de dos kilómetros y medio. Tras disfrutar de sus vistas y tras explicarles que éste es uno de los cuatro nacimientos del Danubio descendimos en silencio hasta el Feldsee, un lago circular dentro de una zona super protegida, De ahí subimos hasta la Casa de Cáritas y vuelta a bajar, un largo descenso, hasta el Schluchsee, donde nos dimos un baño muy muy merecido.


Más sobre ese día en la crónica que hicieron los propios expedicionarios en:

29 de julio, Wutachschlucht

- 18 kilómetros

- Dificultad media-baja

La última caminata de la Ruta Inti por la Selva Negra estaba reservada a la Garganta del Wutach, un precioso camino paralelo al río y que en tramos se convierte en un precioso desfiladero. En ella hay cascadas, grandes vistas de la zona, puentes que cruzan de un extremo a otro del valle... Imposible aburrirse durante toda la senda. 

Es un camino perfectamente señalizado (eso sí no hagas caso a los kilómetros que marcan en la señales...) y muy concurrido por la gente del lugar y por grandes senderistas. Muy muy recomendable si vas a la Selva Negra.


Más sobre ese día en la crónica que hicieron los propios expedicionarios en:

30 de julio, Cataratas del Rin y Donaueschingen

Último día. Se acabaron las caminatas por la Selva Negra y tras el cansancio acumulado de toda una semana recorriendo estos bosques, qué mejor opción que visitar las Cataratas del Rin, en Suiza, para regresar después a la Selva Negra y ver los dos nacimientos del Danubio en el pueblo de Donaueschingen.

Sí, lees bien. En el pueblo de Donaueschingen, casi casi en el límite de lo que es la Selva Negra, se encuentran dos de los cuatro nacimientos del Danubio. El primero, el de la famosa fuente construida por los romanos y el segundo, cuando se unen los ríos Brigach y Breg. 

Los otros que quedan, y que también los visitamos durante la ruta fueron:

- La fuente y nacimiento del río Breg.

- El Monte Feldberg.


Más sobre ese día en la crónica que hicieron los propios expedicionarios en:

En este punto acabó mi aventura con este gran grupo por la Selva Negra. El trabajo me reclamaba en Freiburg y debía volver a casa, mientras ellos continuaron su camino siguiendo el Danubio hasta Budapest y yo regresaba con la mente puesta en los grandes momentos que viví, y que a día de hoy no me puedo sacar de la cabeza...

 

Sí, fue una gran gran experiencia y algo que jamás olvidaré. El guiar a tantísima gente por la Selva Negra fue un reto que salió mucho mejor de lo esperado gracias a los expedicionarios, que dieron todo para que fuera así. Todos, y mira que es difícil en un grupo de más de cien personas, funcionaron como un gran equipo. Impresionante...

Agradeciemientos

Antes de cerrar este bonito capítulo y ya centrarme en los que vienen en pocos días me gustaría agradecer a todos y cada uno de los componentes de la Ruta Inti el haber formado parte de esa gran gran familia...:

 

... a los RUTEROS: Sí, esos que ves en las imágenes y van siempre vestidos de amarillo. Gracias a todos y cada uno de ellos por su esfuerzo en las caminatas. Sé que para muchos, la gran mayoría, era la primera vez que caminaban tantos kilómetros en tantos días y estoy seguro que no lo podían haber hecho mejor. Fue impresionante ver sus caras de esfuerzo en cada subida y también en cada bajada; ver como al llegar cansados al final seguían con el ánimo intacto para continuar haciendo actividades o lo que se les ocurriera en ese momento... Se lo dije el día que me despedí de ellos y es verdad, nunca había tenido un grupo como ellos y si me preguntan si repetiría de nuevo la aventura con ellos les diría que una y mil veces...

 

... a los de AUDIOVISUALES: Son los artífices de las imágenes y vídeos que hicieron durante la ruta y que ahora en calma podemos disfrutar todos, tanto expedicionarios como amigos y familiares de los mismos. Su trabajo fue excelente, adelantándose en muchas ocasiones al grupo o dejándose caer para captar las mejores instantáneas... E incluso en muchas ocasiones "se jugaron el pellejo". Qué grandes ;)

 

... a los de INTENDENCIA: Pocos ven el enorme trabajo que hace el equipo de intendentes, pero de verdad que es admirable, incansable e increíble. No sólo caminaron como los que más, si no que también al llegar al destino eran los que no descansaban y rápidamente se ponían a cocinar como unos jabatos. Durmieron menos que los demás, trabajaron como poca gente son capaces de hacer y rindieron al 100% en cada momento. Es un trabajo que realizan a la sombra y que poca gente ve y por tanto poco se valora, pero por favor, pensad siempre en ellos, porque cualquier expedición sería imposible sin su trabajo.

 

... a los MÉDICAS: Mil gracias a las médicas que nos acompañaron. Junto con los de intendencia no descansaban ni al final del día, ya que siempre había que curar alguna ampolla, quitar alguna garrapata que otra o atender a las necesidades cada una de las más de cien personas que componían el grupo. ¡Tra-ba-ja-zo!

 

... a los CONDUCTORES DE AUTOBÚS: Dos autobuses nos acompañaron durante todo el trayecto y sus conductores, Joaquín y Roberto, siempre estaban ahí cuando se les necesitaba. Si por necesidades climáticas había que acortar la etapa del día y había que tirar de ellos, siempre estaban ahí, disponibles para todo. Además de conducir tenían algo que muy pocos tienen, la capacidad de sacar una sonrisa a todos cuando llegábamos reventados de tanto caminar. Un diez señores ;) Por cierto, ellos son "Autocares Amuedo" y de verdad que te los recomiendo para cualquier excursión, evento o expedición de este tipo. Aquí te dejo el link a su web:

 

... a los JEFES DE GRUPO: Al ser un gran número de expedicionarios había que dividirlos en grupo, y cada grupo lo dirigía una persona con la camiseta azul. Fue excelente su trabajo. El tener a su cargo a unas 20 personas, con sus tropecientas preocupaciones y problemas, con sus inquietudes etc etc, y además estar pendiente de ellos sin que notaran que siempre estaban ahí es admirable. Top chicos, TOP.

 

Y por último a tres personas de un valor incalculable...:

... a GUILLE Y FERNANDO: Los "locos" que organizan cada año esta aventura. ¿Sabes que trabajan durante todo el año en la expedición para que salga al final todo perfecto? Pues sí, se dedican en cuerpo y alma a la Ruta Inti, y creo que no hay dos personas en el mundo que lo hagan mejor que ellos, o al menos que le pongan el entusiasmo, la fe y las ganas que ellos. Fue una suerte haberos conocido y cruzarme en su camino. Ojalá en expediciones futuras pueda unirme y seguir aprendiendo de vosotros como lo hice nada más conoceros. ¡Sois maravillosos!

 

... a JOSÉ LUIS: Mi compañero y amigo que me ayudó durante todo este tiempo ya sea preparando la ruta por la Selva Negra reconociendo conmigo y solo las etapas de la ruta, soportando mis ralladuras a mediada que se acercaba el inicio y dando soluciones, como siempre, cuando más las necesitaba. Además se unió en los días de más dificultad, cuando su trabajo se lo permitía, para echarme una mano a la hora de guiar a tanta gente. Amigo, gracias por todo. Es una suerte enorme tenerte tan cerca. 

 

No sé si me dejo a alguien en el camino, si es así discúlpame, pero eráis y sois taaanta gente... tanta gente maravillosa, tanta gente increíble. Mil gracias a todos... 

Y por cierto, si estás leyendo esto y te gustaría ser el año que viene un/a expedicionario/a no dudes en contactar con ellos. Será una de las mejores experiencias que jamás vivirás ;)

 

Fernando Morán

Caminando entre bosques

* Vídeo e imágenes realizadas por el gran equipo de audiovisuales de la Ruta Inti, y cedidas para este humilde blog ;) ¡Gracias!

Escribir comentario

Comentarios: 0