En ruta: Otoño en la Selva Negra

En ruta por la Selva Negra. La primera quincena del mes de octubre, al inicio del otoño, es de las mejores épocas para venir a la Selva Negra, calzarte unas buenas botas de montaña, colgarte la mochila al hombro y salir a caminar y a "perderte por estos bosques". 

Y eso hice yo, del 2 al 8 de octubre estuve de guía por esta esquina de Alemania que nos regaló estas verdaderas obras de arte en forma de paisaje. Mira mira...:

Crónica de una semana de otoño

Lunes 2 de octubre:

Freiburg – Schauinlsandbahn – Schauinsland – Monte Belchen

Distancia: 16 kilómetros

Dificultad: Media - Alta

Condición física               
Paisaje          
Técnica          
Cima del Belchen
Cima del Belchen

El primer día y ya tenía pensado alcanzar la cima de la tercera montaña más grande de toda la Selva Negra, el Monte Belchen con sus 1.414 metros. Y se consiguió ;)

Pero antes vamos al inicio. Partimos de la ciudad de Freiburg en el tranvía número 2 dirección Günterstal y nos bajamos en aquel pequeño pueblo, hoy convertido en barrio, donde allí cogimos el autobús de la línea 21 que te deja a pie del Schauinslandbahn. Este funicular te sube a "la montaña de Friburgo" y es el más grande de toda Alemania. Sus 20 minutos de trayecto nos dejaron en una cima donde el frió de esos días se hacía notar.

Aquí comenzó la ruta del primer día. 

El funicular del Schauinsland, Freiburg
El funicular del Schauinsland, Freiburg

Fueron en total unos 16 kilómetros. Terreno fácil hasta llegar al inicio de la subida al Belchen, donde aún quedaba 6 kilómetros para la cima.

Ya arriba, la niebla, la lluvia y el fuerte viento hizo que nos detuviéramos poco tiempo y que continuáramos los dos kilómetros y medio que nos quedaban hasta el alojamiento de esa noche.

Martes 3 de octubre:

Monte Belchen – Hasenhorn - Todtnau (Rodelbahn) – Todtnau

Distancia: 15 kilómetros

Dificultad: Media - Alta

Condición física           
Paisaje          
Técnica          
Valle del Wiese
Valle del Wiese

El día comenzó cuesta abajo, había que descender el Monte Belchen por la vertiente que lleva a Aitern. Es un camino espectacular. Bosque, y en algunos puntos unas vistas magníficas. Valles, las grandes montañas que nos rodeaban... ¡WAW! 

Desde Aitern hasta Geschwend, inicio de la subida a Hasenhorn, es terreno llano atravesando algún pueblete.  

La primera parte de la ascensión a la torre del Hasenhorn tiene una dificultad alta, tanto física como técnica. Hay que tener cuidado donde se pisa y ayudarse de los bastones.

Luego suaviza y hasta la cima sí, pica para arriba, pero sin ninguna dificultad como las anteriores.

En lo alto de la torre tienes unas vistas 360º de muy buena parte de la región Alta de la Selva Negra, así como de los Alpes suizos en días claros.

Para descender lo hicimos subidos en un típico "Rodelbahn" de esta zona. Un cochecito que va por raíles y que lo conduces tú mismo. ¡Diversión 100%! 

 

El final, el pueblo de Todtnau, famoso por el propio Rodelbahn y por sus cascadas, que las vistamos al día siguiente...

Miércoles 4 de octubre:

Todtnau - Cascadas de Todtnau - Monte Feldberg - Feldsee – Titisee

Distancia: 26 kilómetros

Dificultad: Alta

Condición física           
Paisaje          
Técnica          
El Feldsee desde el Monte Feldberg
El Feldsee desde el Monte Feldberg

El día de más kilómetros y de más dureza... pero la satisfacción de hacer cima en la montaña más alta de la Selva Negra, el Monte Feldberg (1.494 metros) y hacerlo caminando desde Todtnau es inmensa.

La ruta desde el inicio ya pica para arriba. La primera parada son las Cascadas de Todtnau, con una caída de 97 metros. 

Una vez las dejamos atrás el pueblo de Todtnauberg asoma y hay que atravesarlo para seguir la subida al Feldberg. 



La primera parte acaba donde está el banco más grande del mundo de 44 metros de largo y hecho con troncos de árboles. Desde allí se tiene muy buena vista de la ascensión que se ha hecho, así como del Monte Belchen, que coronamos hacía dos días.

De ahí a la cima del Feldberg aún quedan tres kilómetros, la segunda parte. En lo más alto, tienes las mejores vistas sin duda de toda la Selva Negra, es imposible que en días claros no veas algo de estos bosques.

Antes de descender hacia el Feldsee, un precioso lago, caminamos hacia el monumento a Bismarck, y desde ahí el laaargo descenso hasta Titisee.

 

Fue un día muy muy completo.

Jueves 5 de octubre:

Titisee – St.Märgen - Cascadas Zweribach – Simonswald

Distancia: 10 kilómetros

Dificultad: baja

Condición física           
Paisaje          
Técnica          
Cascadas Zweribach
Cascadas Zweribach

Tras el día anterior era necesario hacer una jornada tranquila. Por la mañana visitamos Titisee, uno de los dos lugares más turísticos de la Selva Negra. El otro es Triberg, cómo no. Este pueblo que nació a la orilla del lago que lleva su nombre es ideal para pasar unas horas haciendo compras en cualquiera de sus muchas tiendas de regalos, hacer un paseo en barca o en barco por el lago, bañarte en los meses de verano y por supuesto, dar un paseo alrededor del mismo. 

Titisee
Titisee
Titisee
Titisee

A medio día dejamos Titisee y nos dirigimos a St.Märgen, donde iniciamos la ruta. Este pueblo gira en torno a su Monasterio y a la cantidad de senderos que lo cruzan, salen o finalizan en él.

De ahí a las cascadas hay unos seis kilómetros. En este tramo, al principio, se tiene en días claros unas grandes vistas de las montañas más altas de la Selva Negra. Una vez ya en el bosque cerca de las cascadas, toca descender por un camino medieval con una gran dificultad técnica, más en época de lluvias.

Las cascadas se componen de tres pequeños saltos, donde el primero y el tercero son de una gran belleza.

 

Desde ahí al alojamiento, en el Valle de Simonswald, el camino continua cuesta abajo y con buenísimas vistas de este gran valle.

Viernes 6 de octubre:

Simonswald – Furtwangen - Donauquelle – Blindensee – Wilhemshöhe 

Distancia: 12 kilómetros

Dificultad: media - baja

Condición física           
Paisaje          
Técnica          
Nacimiento del río Elz
Nacimiento del río Elz

La ruta del día comenzó a las afueras del pueblo de Furtwangen, uno de los más grandes de toda la Selva Negra y famoso por su museo dedicado al reloj.

En la Piuskapelle, una capilla en el cruce de dos valles, comienza la subida hacia la fuente del río Danubio, la Donauquelle. Allí nace el río Breg, y es considerado el nacimiento del gran río europeo. Hay que aclarar que el Breg se une con el río Brigach en el pueblo de Donaueschingen, y es donde se convierte en el río Danubio.

En este lugar también se encuentra una preciosa capilla, la Martinskapelle, donde ya los cerrados bosques de la Selva Negra, y más si el día es lluvioso, esperan.

La siguiente parada es otro nacimiento de un río muy importante de la Selva Negra, el Elz (imagen de arriba). Este río es afluente del Rin.

Piuskapelle
Piuskapelle
Martinskapelle
Martinskapelle

Entre granjas y muchísima naturaleza se llega a un paraje protegido, el Blindensee. Este lago junto con su humedal es un precioso lugar donde se camina sobre tablas de madera a unos 25 cm del suelo. Aconsejo siempre realizar este tramo en silencio, observando todo lo que sucede a tu alrededor.

 

De aquí a alojamiento de este día, Wilhelmshöhe, quedan unos 6 kilómetros por uno de los bosques más espectaculares de la Selva Negra. Impresionante.

Sábado 7 de octubre:

Wilhelmshöhe - Schonach - Triberg - Gengenbach

Distancia: 10 kilómetros

Dificultad: media - baja

Condición física           
Paisaje          
Técnica          
Cascadas de Triberg
Cascadas de Triberg

Último día de "caminata" por estos bosques. Para terminar propuse una ruta sencilla que comenzaba en un tramo de bosque bañado por una alfombra verde espectacular y que bajaba hacia Triberg, uno de los pueblos más famosos y conocidos de la Selva Negra.

El primer reloj de cuco más grande del mundo
El primer reloj de cuco más grande del mundo
El actual reloj de cuco más grande del mundo
El actual reloj de cuco más grande del mundo

La primera parada fue el pueblo de Schonach. En él se encuentra el que fue el primer reloj de cuco más grande del mundo. Visitarlo por dentro como fuera cuesta 2€ por persona.

La segunda parada fue Triberg. En él se encuentran las cascadas más altas de la Selva Negra y las más altas de Alemania si hablamos de cascadas por tramos.

También hay un museo dedicado a la cultura de la Selva Negra y muchas tiendas de regalos en su calle principal.

La ruta terminó en el actual reloj de cuco más grande del mundo. Cómo ves, pocos kilómetros separan uno del otro. 

 

De ahí, cogimos el tren regional (Schwarzwaldbahn), que nos dejó en uno de los pueblos más bonitos y más de cuento de la Selva Negra, Gengenbach. Hicimos noche allí.

Domingo 8 de octubre:

Gengenbach – Baden-Baden

Tras unos días caminando por la Selva Negra nos merecíamos un día cultural y de relajación. Cultural porque visitamos por la mañana el precioso pueblo de Gengenbach. Caminamos por sus calles empedradas y bañadas en historia, donde torres medievales, casas con la típica construcción de esta región e incluso un ayuntamiento que en navidades se convertirte en el Calendario de Adviento más grande del mundo, hizo de esta mañana un momento inolvidable.

 

Calles de Gengenbach
Calles de Gengenbach
Ayuntamiento de Gengenbach
Ayuntamiento de Gengenbach
Una de las torres medievales de Gengenbach
Una de las torres medievales de Gengenbach

Edificio típico de la región
Edificio típico de la región
Calles de Gengenbach
Calles de Gengenbach

A medio día ya estábamos en Baden-Baden, tras un trayecto de menos de una hora en tren. Esta ciudad es conocida por sus casinos, teatros... que hicieron hace muchísimos años de ella la ciudad del lujo de Alemania. Numerosas personas adineradas fijaron su residencia en este lugar.

Pero también es conocida por sus aguas termales. Balnearios que construyeron los romanos y que a día de hoy sigue siendo un reclamo para los miles de personas que visitan esta ciudad.

Por supuesto, la tarde para nosotros fue relajarnos en uno de estos balnearios.

Fueron siete días increíbles. Siete días en los que como guía disfruté muchísimo y me lo pasé en grande. Intenté transmitir la pasión que siento por estos bosques y regresé a casa con la satisfacción de haber realizado un buen trabajo. He de decir que conseguir dedicarse a lo que más le gusta a uno no es nada fácil, y en ese sentido me siento un privilegiado.

 

Y tú, ¿te animas a pasar unos días "perdida/o por la Selva Negra? Sí es así no dudes en contactar conmigo y te preparo una ruta personalizada. Estaré encantado de ser tu guía y de mostrarte este paraíso europeo ;)

Correo electrónico: caminandoentrebosques@gmail.com

Teléfono (también WhatsApp): +49 01575 0776589 (número alemán)

Escribir comentario

Comentarios: 0