Titisee en invierno

El invierno es duro por la Selva Negra y si no que te lo digan los que viven sobretodo por las zonas con más altura de estos bosques. Es el caso de Titisee, donde pueblo y lago durante muchas semanas están cubiertos de nieve o congelados, en el caso de este último.

Aún así son muchos los que siguen visitando este lugar tan famoso y así poder ver el espectáculo que hace que sus aguas se hielen y tomen un color blanco, bien diferente al de los meses de verano.

Caminando entre bosques te muestra el Titisee en invierno:

Son muchos días de frío. De temperaturas bajo cero. De nieve, mucha nieve. Aún así, el lago conserva su encanto, rodeado de montañas y bosques con la vista siempre al fondo de las montes más altos de la Selva Negra, entre ellos el Monte Feldberg.


Dar una vuelta al lago, es decir, rodearlo, es siempre posible ya sean en cualquier estación del año. Pero eso sí, en invierno, aunque limpian el camino, resbala y las caídas están ahí. Pero eso sí, merece la pena.

Yo siempre digo que lo mejor es rodearlo pero de una manera bien diferente. Me explico:

Hacer el trayecto por su orilla desde el centro del pueblo hacia la izquierda, por donde pasa el tren camino al Schluchsee, y así llegar hasta el camping. Y una vez pasado el camping, subir a la montaña, donde está el Hotel St.Florian y entonces regresar por el bosque. Es mejor así porque por esta orilla del lago el camino se hace por la acera, pegada a la carretera por donde pasan muchos coches...

Venga, empecemos el camino...


El embarcadero, donde en primavera-verano-otoño son muchas las pequeñas barcas que esperan navegantes o los grandes barcos, que te llevan de un lado al otro del lago. Un bonito paseo sí, pero... ¿en invierno donde se meten? jajaja imposible navegar por las aguas heladas.


Y esos patitos, que les encanta bañarse en el lago y que durante estos meses de invierno se conforman con esperar en la orilla, en busca de comida que muchos viajeros y turistas les ofrecen, además de aquellos que les asustan y no tienen más remedio que esconderse en las aguas heladas...


Dejamos la orilla sur, la más concurrida y nos adentramos en el camino que va por la orilla este, donde bosques y unas buenas vistas del lago nos esperan...



Y así hasta que llegas hasta el otro extremo, donde se encuentra el camping. Es ideal para tiendas de campaña, auto-caravanas... y además tiene una zona de playa donde admirar el lago en invierno y bañarte en verano.


Orilla oeste. Regreso a Titisee por el bosque y llegada a donde están las piscinas y grandes hoteles. 

Por cierto, ¿sabías que antiguamente se disputaban carreras de coches y motos sobre el las aguas del lago? Cuando había muchos más centímetros de hielo claro...


Como ves, Titisee es precioso también en invierno. Te aconsejo eso, a pesar del frío caminar por su orilla y finalizar tomando un café una rica porción de tarta original de la Selva Negra.

¿Te animas? ;)


Escribir comentario

Comentarios: 0