Ravennaschlucht, la Garganta del río Ravenna

Uno de esos lugares donde la naturaleza, en su afán por repartir pizcas de magia por toda la Selva Negra, ha puesto más de una de ellas, es esta espectacular y sorprendente Garganta del río Ravenna. Es ideal recorrerla a pie, caminando a un lado del riachuelo, o atravesándolo gracias a la cantidad de puentes de madera que lo cruzan. Un recorrido increíble desde su punto más bajo hasta su cima, para luego regresar por donde nuestros pies dejaron su huella, en la húmeda tierra de este lugar. ¿Te animas a conocerla? ;)

Hagamos su recorrido juntos, ¿te parece?

Te voy a llevar a través de estas imágenes, junto con una breve explicación, por sus cuatro kilómetros de longitud. Empezamos abajo, donde el río Ravenna vierte sus aguas al Rotbach...

Justo ahí, en ese lugar donde se cruzan los ríos Ravenna y Rotbach, en pleno Valle del Infierno, se alza desde hace más de 700 años un pequeño "pueblo", llamado sin más, "el antiguo pueblo de la Selva Negra". No es un pueblo cualquiera. Es un lugar que no deja indiferente a nadie y por tanto muchos son los que se paran y lo recorren. La verdad que llama la atención por el mero hecho de encontrarse donde se está.


Este "pueblo" se construyó ya que se encontraba en el camino donde los comerciantes, que iban y venían de Friburgo hacia el otro extremo de la Selva Negra, debían hacer parada obligatoria antes de iniciar la subida hasta Hinterzarten. Una subida de más de tres kilómetros y que tenía unas pendientes digamos muy importantes para la época.

Fue entonces cuando primero se levantó una capilla, la de St.Oswald, y la que dicen que es lugar de culto más antiguo en la Selva Negra. Luego vinieron posadas, cuadras, comercios, talleres donde trabajaban los herreros, cordelerías, molinos de agua... Y así fue como nació un pueblo en lugar tan cerrado y oscuro como era en su día este valle.


Aquí se alojaron personajes muy importantes a lo largo de la historia, como por ejemplo la hija de un Emperador austriaco Maria Antonieta que iba camino de París para casarse con el futuro Louis XVI, o el mismísimo Goethe. 

Lo dicho, un lugar con mucha mucha historia, ¿te animas a conocerlo antes de adentrarte en la Garganta del río Ravenna? Aquí tienes más información sobre este "pueblo":


Una vez visitado el pueblo, toca pasar por debajo de los arcos de ese enorme viaducto, construido en metal en la segunda mitad del siglo XIX y renovado años más tardes con materiales más resistentes, como ves en la imagen. 


Por cierto! ¿Sabías que en este lugar se celebra cada año uno de los mercadillos de navidad más espectaculares que hay en la Selva Negra? Mira mira esta imagen ;)

Aquí tienes más información sobre este mercadillo:


Y ahora si, ya estamos en la Garganta del río Ravenna...

A partir de aquí tenemos casi cuatro kilómetros hasta la cima, pero que si se hace un pelín largo siempre podrás darte la vuelta cuando quieras y regresar de nuevo hacia "el pueblo".

De lo primero que verás será un pequeño estanque y en uno de sus laterales, los restos del aquel primer puente que unía las dos laderas de la montaña y por que el que pasaban aquellos antiguos trenes que iban de Friburgo a Titisee. Ahora también lo hacen, algo más modernos y por el viaducto de piedra.


Es en esta primera parte donde seguro más gente te encontrarás en el camino, ya que muchos solo recorren un trocito de este mágico lugar. Personas mayores, aventureros, niños, perros... todos quedan asombrados ya en los primeros metros de caminata.


El agua es sin duda la protagonista del paisaje, pero también lo es la vegetación. árboles como abetos o piceas, hayas y arces entre muchos otros pueblan las laderas y el curso del río e incluso hay algunos que por culpa de grandes tormentas atraviesan el río, formando un "puente natural" que los más atrevidos se animan a cruzar.

Ahí donde no hay camino, hay pasarelas de madera para poder continuar el recorrido. Están pegadas a unas grandes rocas y sobre el mismo río. Me encanta atravesarlas ;)



Y también hay tramos por donde toca subir escaleras... Pero, ¿te has fijado en la imagen? 

¿Una cascada en medio de tanta vegetación?

Así es. Es el salto de agua con más altura que encontrarás en el recorrido. Son "solo" 16 metros de caída, pero es una pasada. Te aconsejo que antes de subir por esas escaleras, inmortalices el momento en tu mente o en forma de fotografía en un pequeño camino sin salida que hay a la izquierda de ellas.


Y es entonces cuando seguimos avanzando, atravesando más puentes de madera y subiendo más escaleras. No hay muchas, no te preocupes. Solamente dos tramitos. Así hasta otras cascadas, pero estás más pequeñas todavía...


Llegamos al primero de los dos molinos de agua que hay en esta garganta. Este es el llamado "Grossjockenmühle", construido en 1883 y dedicado al corte de la madera durante muchos años. También, a lo largo de su historia, fue refugio para excursionistas. Hoy en día, y tras haber sido renovado, es simplemente un monumento más en este lugar.


Es pasado el molino, cuando un poco más adelante el camino suaviza su pendiente hasta llegar hasta el final de la primera parte de la garganta. Un bello camino que merece ser disfrutado con calma.



Es en este punto donde el paisaje se abre, donde un restaurante nos ayudará a retomar fuerzas y donde los peques pueden jugar en uno de esos columpios. Es en este puto cuando muchos deciden darse la vuelta... sin saber que aún queda un pelín más de recorrido, un pelín más de esa magia que nos regala la naturaleza a veces.


Y es cuando o llegas al segundo y último molino de agua del Ravennaschlucht cuando ya entonces si termina el recorrido. Ahora, o regresas sobre tus pasos o sigues descubriendo más estos bosques casi casi, sin mirar atrás ;)

Por cierto, este molino es el llamado "Seiltrieb". Fue construido a mediados del siglo XIX para el corte también de la madera. Muchas de las casas que desde ese punto se ven se beneficiaron del buen trabajo de este molino. Fue restaurado en 1996.


¿Te animas a caminar por la Garganta del río Ravenna? ;)

Rutas de senderismo, guiadas en español por el Ravennaschlucht:


Estas son nuestras dos rutas que te propongo y que pasan por esta garganta:

Comentarios: 0