Cascadas de Todtnau

Las cascadas de Todtnau se encuentran a dos kilómetros montaña arriba del pueblo de Todtnau, en dirección al pueblo de Todtnauberg, localidad que pertenece a Todtnau pero que está arriba en la montaña. Es como decir que están entre Villaconejos de arriba y Villaconejos de abajo.

 

¿Dónde están?

Las cascadas se encuentran a dos kilómetros, montaña arriba y en dirección al Schauinsland, del pueblo de Todtnau, en plena Alta Selva Negra.


¿Cómo llegar?

Llegar en coche:

La carretera B317 une Basilea en Suiza, con Titisee. Es una espectacular carretera de unos 70 kilómetros donde encontrarás pueblos como Lörrach, Schopfheim, Schönau... y también Todtnau. Donde deberás coger allí la carretera que te desvía hacia Friburgo y el Schauinsland , la L126.

Desde Friburgo lo mejor es subir hacia Schauinsland  y bajar hacia Todtnau.

Si lo haces en coche tienes varias opciones para dejarlo:

 

 

 

 

 

En el aparcamiento más alto de las cascadas, donde después de caminar un poco montaña abajo verás ya los primeros saltos.

 

 

 

 

En la entrada principal a las mismas, donde hay un restaurante y donde el camino te lleva de forma directa y en 10 minutos andando del salto más grande y espectacular de la cascada.

En lo alto más alto de las cascadas, en el centro del pueblo de Todtnauberg, y hacer el recorrido completo. Opción que o deshaces el recorrido andando o subes en el bus 7215 de vuelta a tu coche. 

Si decides hacer esta opción más abajo tienes toda la descripción del precioso recorrido.

Llegar en bus:

La estación de autobuses de Todtnau se encuentra cerca del centro del pueblo. 

A ella llegan los siguientes autobuses:

  • Línea 7215, Kirchzarten - Oberried - Schauinsland - Todtnau, esta línea con parada cercana a las cascadas.
  • Línea 7300, Titisee - Hinterzarten - Feldberg - Todtnau
  • Línea 7321, St.Blasien - Menzenschwand - Bernau . Todtmoos - Todtnau

Todtnauer Wasserfälle

Las cascadas tienen 97 metros de caída, repartidos en varios tramos. Donde en cada uno de ellos hay un puente que la cruza para así poder disfrutar la caída desde todos los ángulos.

 

Podría dividir la cascada en siete partes, dependiendo de su verticalidad en el salto:

 

 

 

 

La primera parte, en la zona más alta de la cascada, son pequeños saltos donde parece que el río se va abriendo paso a través de las piedras y la vegetación.

 

 

 

 

En la segunda parte el río se encuentra con el primer y más pequeño salto de los tres que tiene la cascada.

 

 

 

 

Ahora el río se abre se ensancha en una zona tranquila, donde puedes relajarte metiendo los pies en las frías aguas.

 

 

 

 

En la cuarta parte un gran chorro de agua cae varios metros delante de un puente que nos hará disfrutar de unas imágenes espectaculares.

 

 

 

 

La quinta parte es una zona de poca pendiente donde el río rodea grandes piedras hasta que pasa por debajo de un puente, donde la gran caída de agua asoma.

Vistas desde el puente

Y aquí está la sexta parte, la gran caída. Se puede observar desde varios ángulos. El primero desde el puente anterior a la gran caída, donde si alzas la mirada verás todo un gran valle de varias tonalidades de color verde. Y si bajas la mirada verás el principio de la caída y como el agua se pierde montaña abajo. Siguiendo el camino te llevará paralelo a la caída, por un sendero empinado donde muy buenas vistas de la cascada te esperan. Al finalizar el salto verás, que antes de llegar al siguiente puente que cruza la cascada, hay una caseta donde poder pararte a hacer fotos y ver la cascada sin necesidad de mojarte en los días de lluvia, y más adelante unas tumbonas de madera que miran al salto de agua, donde te podrás relajar viendo el espectáculo de agua que tienes delante de tus narices. Y ya llegarías al puente, lugar de fotografía obligada y donde la gente, en días de mucho ajetreo, lo colapsa para guardar sus mejores imágenes en su retina.

 

 

 

 

La última y séptima parte es seguir el río montaña abajo, sin grandes caídas, sin grandes pendientes, simplemente relajándote con el sonido del agua y de tus pasos, pasos que en esa dirección te llevan a Todtnau.

A medida que te alejas de la cascada y te vas acercando a Todtnau puedes echar un vistazo hacia atrás. Te sorprenderás viendo a tanta distancia el agua cayendo de la cascada…

¿Cuándo visitarlas?

La caída en su máximo esplendor, cuando más agua y más vegetación hay es sin duda en la primavera que es cuando la nieve caída en las montañas de Todtnauberg se derrite.

 

En verano puede que te encuentres con un chorro más fino de agua, debido a las posibles sequías que en esta parte de Europa se viven de vez en cuando.

 

El otoño es una época especial, ya que la vegetación cambia de color y las hojas caídas en el camino le dan otra cara a la imagen de estas cascadas.

 

Y en invierno. Nieve, frío y el agua congelada. El agua se convierte en hielo en su caída, y entonces podrás disfrutar del un salto de hielo, más que de agua. Aunque el inconveniente es la gran cantidad de nieve que se acumula en el sendero, y que tendrás que tomar muchas precauciones y venir muy bien preparado.

 

Como ves, ¡¡el espectáculo está asegurado  en cualquier época del año que vengas!!

El tiempo en Todtnau

¿Vas a visitar las cascadas y no sabes el tiempo que te vas a encontrar? No te preocupes, aquí te lo muestro actualizado cada día.

Quizás también te interese leer...




Comentarios: 0