Ruinas y cascadas de Allerheiligen

Te invito a conocer un lugar casi secreto, muy escondido y poco conocido de la Selva Negra. Un lugar casi mágico, histórico y realmente impresionante.

Te descubro las ruinas de la iglesia del Monasterio Allerheiligen, o lo que es lo mismo en castellano, el Monasterio de Todos los Santos, además de sus cascadas:

Dónde está y cómo llegar

 

Las ruinas, además de la cascada, se encuentran en la zona Media de la Selva Negra, a medio camino entre las ciudades de Baden-Baden y Freudenstadt, muy cerca de la carretera alta de la Selva Negra (Schwarzwaldhochstraße). 

Rodeado de montañas, este lugar mágico es perfecto para llegar en coche o haciendo senderismo. Te cuento cómo:


En coche:

Es sin duda la mejor opción, debido a lo escondido que se encuentra este paraje. Como ves en el mapa el Monasterio, al igual que las cascadas, están al borde de la carretera K5370, que nace o muere (según se mire), en los pueblos de Oppenau o Ruhestein.

Distancias en kilómetros de las ciudades más cercanas:

  • A unos 32 kilómetros, Freudenstadt.
  • A unos 35 kilómetros, Offenburg.
  • A unos 43 kilómetros, Baden-Baden.

Casi todo el trayecto atravesando valles y por carreteras de montaña.

Dispones de aparcamiento muy cerca del Monasterio, gratuito por cierto.

Klosterruine Allerheiligen

Un poco de historia

Uta von Schauenburg, hija del conde palatino Gottfried von Calw (un precioso pueblo de la zona Norte de la Selva Negra), fundó el Monasterio a finales del siglo XII, en el año 1191.

Durante siglos los monjes que lo habitaban se dedicaron al culto, a la agricultura y ganadería y hacían de maestros de todos los niños de los pueblos cercanos al Monasterio.

Se convirtió en un lugar muy importante de peregrinación en el sur de Alemania algo que atrajo más gente que se quería quedar a vivir y convivir allí, además de numerosos comerciantes que se aprovecharon de esta situación.

En el año 1804 un rayo destruyó la Iglesia del Monasterio, dejándola en el mismo estado que hoy en día la puedes visitar. Este hecho provocó el abandono del Monasterio hasta el año 1840, que fue cuando se restauraron y renovaron los demás edificios del Monasterio, pero sin tocar una sola piedra de la Iglesia en ruinas.

En la actualidad el Monasterio es dedicado al turismo, habiendo restaurantes y hoteles de gran renombre, además de pocas casas donde viven los más viejos del lugar. 

La zona, con sus cercanas cascadas, hacen de este lugar un sitio más que espectacular que atrae a numerosos turistas alemanes, y espero que con este artículo lo visiten todos los hispanohablantes que leen este blog.

La visita hoy en día

Si dejas el coche en el aparcamiento más cercano al Monasterio deberás bajar unos metros hacia el mismo. El cartel de bienvenida me parece una pasada.

A partir de aquí sigue el camino. Descubre cada recoveco del Monasterio y disfruta del silencio y de la paz de este lugar.

Te dejo las fotos de mi visita a las ruinas de la Iglesia del Monasterio de Allerheiligen:

Además de las ruinas de la iglesia, el Monasterio tiene otros edificios que, como dije anteriormente se dedican a alojamiento y restauración. Al final del recorrido, un precioso jardín.

Y desde el jardín del Monasterio sale un camino, fácil y accesible para todos, hacia el inicio de la caída de la cascada...

Allerheiligen Wasserfälle

Simplemente espectacular. Y es que a pesar de que mi visita a estas cascadas fueron en los meses de verano, que es cuando el caudal del río baja con mucha menos agua que en época primaveral, el caminar pegado a estos saltos es un auténtico placer.

Las cascadas de Allerheiligen, o en castellano Cascadas de Todos los Santos, ya que vienen del Monasterio anteriormente descrito, constan de siete saltos repartidos en casi 90 metros de caída. 

Gracias a las obras que se iniciaron en el año 1840, puedes visitar estas cascadas de una manera muy cercana y hasta casi tocando el agua, debido a los puentes que la atraviesan y a sus caminos en sus laterales con muchas, muchas escaleras. Por tanto, prepárate antes de iniciar al subida hasta lo más alto.

Si vienes en coche a las cascadas tienes dos aparcamientos donde dejarlo.

  • Uno, en la zona baja de las cascadas, desde donde deberás ascender hacia el inicio de la caída y luego regresar escaleras abajo.
  • Dos, a las puertas de las ruinas de la Iglesia del Monasterio, desde donde después de ver dicho monumento, un camino baja hacia el inicio de las cascadas. Y ahí te tocará bajar las escaleras para ver todos los saltos, y luego, evidentemente, volver a subir para regresar a tu coche.

Tú decides donde dejas el coche ;)

A continuación te describo con fotografías toda la cascada, empezando desde abajo y subiendo hasta el primer salto, en lo alto de la misma.

 

 

 

En cada poza que crea la caída de la cascada es ideal para que la gente se de un baño, sobretodo en verano. Hice la visita a última hora de la tarde y aún así muchísima gente paseaba por la zona.

 

Como dije anteriormente es una lástima que en esta época veraniega haya tan poca agua, por eso recomiendo que las visitéis en primavera o en otoño.

 

 

 

 

Este camino te lleva al Monasterio, o te lleva a la cascada desde el mismo, según el trayecto que decidas hacer.

 

Datos importantes

Desde el Monasterio hasta el final de la cascada hay una distancia de unos 2 kilómetros, alrededor de unos 20-25 minutos de recorrido, debido en buena parte a las escaleras. Ida y vuelta pues calcula cuánto.

Las cascadas tienen una caída 83 metros, divididas en siete saltos.

La entrada es gratuita.

El acceso con sillas de ruedas por el Monasterio es bueno, pero las escaleras de las cascadas hacen un verdadero muro para las personas con discapacidad.

Lo dicho, te recomiendo al 100% que visites estos dos monumentos que hay perdidos por la Selva Negra, ya que muy poca gente los conoce y son una verdadera joya.

El tiempo en Allerheiligen

¿Vas a visitar el monasterio y las cascadas y no sabes el tiempo que te vas a encontrar? No te preocupes, aquí te lo muestro actualizado cada día.

Comentarios: 0