Schwabentor

La de Schwabentor es una de las tres únicas puertas de entrada a la ciudad de Friburgo, de la época medieval, que a día de hoy quedan en pie. Es un lujazo poder verla de cerca, pasar por debajo subido en uno de los tranvías de la ciudad... Y también, por qué no, subir a visitar el museo que esconde en su interior. 

Aquí te presento, la Puerta de los Suabos:

Historia de la Schwabentor

Esta puerta de entrada a la ciudad en su lado este fue de vital importancia para Friburgo, ya que bajo ella pasaba la ruta comercial de la sal, - - por este motivo la imagen que hay uno de los laterales del la torre - - , y de otros minerales que se obtenían de las cercanas montañas de la Selva Negra. 

 

Fue mencionada por primera vez en año 1250 y se sabe que su ubicación en aquel entonces no era la misma en la que hoy en día se encuentra, sino unos metros más adelante, pegada al río Dreisam, donde está el "Schwabentorbrücke". Pero fue pocos años más tarde cuando se trasladó de lugar.

 

Durante centenares de años, la torre de madera fue protegida día y noche por los guardias, ante el asedio casi continuo a la ciudad en aquellos tiempos. Por ello, fue ampliada en 1572 para añadirla una escalera exterior, para facilitar el acceso a la misma de los guerreros.

 

En 1678, cuando los franceses reinaban en la ciudad, la mayoría de las puertas medievales fueron destruidas, pero por suerte quedaron tres en pie, ésta, la de "Breisach" y la "Martinstor".

 

En el año 1901, ya en el siglo XX, la torre que hasta ese momento medía 26 metros aumentó su tamaño hasta los 65 metros, gracias a unas obras de remodelación y mejora. en la que la madera se sustituyó por materiales más resistentes al paso del tiempo.

 

 

El último cambio importante fue en el año 1954, tras el paso de la II Guerra Mundial, la torre fue acortada hasta los 42 metros de altura, para entre otras cosas, facilitar el paso del tranvía.


La torre hoy en día

Me encanta pasar por debajo y por al lado de ella. Es mi ruta casi diaria si me dirijo al centro de la ciudad, y no hay día que no levante la vista para admirarla. 

Con sus 42 metros de altura, sus extremos y el túnel de piedra, sus dos enormes relojes en lo alto, su campanario en forma de cebolla (muy típico en las iglesias alemanas), el edifico que está pegada a ella con su fachada de madera entramada, el puente cubierto de madera que cruza la avenida y te lleva a la montaña del castillo, su posición al final de una de las calles más espectaculares de la ciudad...

 

Todo esto y más hace que la visita a esta torre se haga indispensable, tanto si vives aquí o si estás de vacaciones. Si no, mira mira las imágenes...



La „Zinnfigurenklause“

A esta torre podrás entrar y subir, pero sólo hasta el museo que alberga en su interior. Son dos salas donde se exponen figuras de estaño que representan parte de la historia de la ciudad. Como por ejemplo la Guerra de los Campesinos en 1525, la Revolución alemana de 1848, etc etc... 

 


Es una pasada ver Friburgo representada de esta manera y también lugares cercanos, como el Valle del Höllental o la montaña Schönberg.


Sin duda merece la pena entrar y disfrutar de este lugar. 

Cabe decir que hasta incluso puedes comprar alguna de las figuras de estaño, además de otros recuerdos. 

Ah! que se me olvida. Nada más entrar hay una guía escrita en español que te va explicando lo que pasa en cada vitrina. Por fin algo de información, y buena, en español es esta ciudad.


Horarios del museo:

Sólo abre a partir del tercer sábado de mayo hasta el 3 de octubre. Así todos los años. 

  • De Martes a viernes, de 14.30 a 17 horas.
  • Sábados y domingos, de 12 a 14 horas.

El precio de la entrada es de 1.20€, siendo la reducida por 0.30€ (estudiantes, personas mayores de 65 años...)

 

IMPORTANTE:

El primer y último día de apertura del museo, son días de puertas abiertas. El horario se amplia hasta ser de 11 a 16 horas y la entrada es gratuita.

Información útil

Dónde está y cómo llegar

La torre se encuentra en el lado este de la ciudad, en la entrada al Valle del Dreisam. 

 

Es muy fácil llegar a ella, ya sea caminando desde el centro o desde cualquier punto de la ciudad, en bici o en tranvía.

Si lo haces en tranvía la parada más cercana es la de "Oberlinden", línea 1.

Aún así donde paran todos los tranvias de la ciudad, "Bertoldsbrunnen", está a escasos 300 metros caminando.

Más información sobre los tranvías de Friburgo en:


Escribir comentario

Comentarios: 0