Castillo Zastler Stein, Oberried

El paso del tiempo deja huella en todo. A veces hay lugares que el ser humano ha querido conservar y otros, como este castillo, parece que no. Fue dejado a la "madre naturaleza" para que ella se encargara de él. Por eso el Zastler Stein no son las ruinas propias de un castillo abandonado o destruido, son piedras que tirando en algunos casos de imaginación se puede llegar a intuir que ahí hubo algo. Algo que esconde un pasado casi milenario.

Parece mentira que ahí, entre esa pequeña arboleda que esconde un montículo estén las ruinas de un antiguo castillo. Fue construido, al parecer, a mediados del siglo XII y abandonado unos cien años después, ya en el siglo XIII. Corta historia pues para esta fortaleza. 

Debido a la gran actividad minera en el Valle del Zastler en aquellos años se cree que los Zähringen, familia fundadora de la ciudad de Friburgo y gobernantes en esa región, decidió fortificar el valle con este castillo y controlar así que lo obtenido de la mina no se fuera a terceras manos. Por ello, o bien la familia Falkenstein o los Weiler, fundaron el castillo en nombre de los Zähringen.

Seguramente ahora entiendas lo de terceras manos, y es que las primeras eran los Zähringen y las segundas los Falkenstein o los Weiler. Un lío de familias. 

Pero no solo fue construido por el tema de la minería, sino también parece ser que el Valle del Zastler era el lugar por donde cruzaba el camino que unía la ciudad de Friburgo con el Monasterio de Sankt Blasien. Este itinerario, hoy en día en parte carretera / en parte camino (transitable solo hasta el circo del Zastler, luego el paso es prohibido para los coches), asciende desde el Zastlertal hasta Rinken (cerca de la cima del Feldberg) y desde ahí continuaba y continúa hasta Sankt Blasien por el Valle de Menzenschwand. Una ruta medieval que hoy en día podrás hacer en bicicleta o a pie. Muy chula.

Esta ruta fue trazada por el Duque de Kyburg, un tal Ulrich III, que tenía su castillo muy cerca de Friburgo, en la cima de una montaña que hay entre la propia ciudad y el famoso Schauinsland. El duque estaba casado con Anna von Zähringen, hija de Berthold IV von Zähringen, que gobernó Friburgo y demás territorios desde 1152 hasta 1186.

La unión entre los Zähringen, los Kyburg y el monasterio de Sank Blasien fue primeramente un familiar de Ulrich III, llamado Uto von Kyburg, que fue Abad del monasterio de Sankt Blasien a principios del siglo XII. Y en la época en la que fue construido el castillo de Zastler Stein, quienes tenían el mando del monasterio eran los Zähringen.

¡He aquí la relación! ;)

Una teoría más sencilla en cuanto a quien ordenó la construcción de este castillo, es que fue el Obispo de Basilea por aquel entonces, un tal Theodorich quien quiso tener el control de ese valle para que Basilea se beneficiara de la minería de Selva Negra. Esta teoría dice que el castillo fue construido cien años antes, en el siglo XI.

Los expertos, tiran esto al suelo porque se ha probado que no, que fue en siglo XII su construcción.

El final del castillo. Y es que parece raro que un castillo en ese lugar solo estuviera en pie un siglo y después fuera abandonado. Los historiadores creen que fue un cambio en las circunstancias y prioridades en aquella época las que hicieron que este valle y sus recursos perdieran importancia. La vida en él no era para nada sencilla, ya que el invierno ahí pega y bien. Fue parte de un antiguo glaciar, y hasta hace bien pocos años la nieve se conservaba hasta el mes de julio por el llamado efecto nevera. Por eso quienes explotaron realmente el valle fueron los monjes del cercano monasterio de Oberried, pero ellos tenían su base a la entrada del mismo, no en el interior.

Los únicos restos visibles del castillo hoy en día son los de una pequeña pared en su vertiente suroeste. Luego hay que tener imaginación para distinguir las demás partes del mismo. Es un conjunto de rocas teñidas de verde gracias al musgo y grandes y pequeños ejemplares de hayas lo que ahí podrás encontrar.

Está tan escondido, a pesar de estar a escasos metros de la carretera, que no fue descubierto hasta el año 1995. En ese descubrimiento se encontraron restos de cerámica del siglo XII.

Aserradero "Adamssäge"
Aserradero "Adamssäge"
Entrada al "castillo"
Entrada al "castillo"

Si tienes curiosidad y quieres adentrarte en este lugar, para que te ubiques bien y no des vueltas como una peonza intentando encontrarlo, toma como referencia el molino/aserradero "Adamssäge". El castillo está justo detrás.

¿Y te lo vas a perder?

Comparte este artículo ;)

Escribir comentario

Comentarios: 0