Blindensee

Perdido en las alturas de la zona Media de la Selva Negra, entre extensos bosques de abetos, granjas centenarias y enormes molinos de vientos se encuentra este pequeño lago que es una maravilla de la naturaleza. Historia, anécdotas, leyendas, y muchas plantas y animales guarda entre sus aguas y el humedal que lo rodea. ¿Quieres descubrirlo? ;)

Caminando entre bosques te presente el "Blindensee":

El "Blindensee", traducido al español literalmente como el "Lago del ciego", fue llamado así en honor a una extinta granja cercana que durante cientos de años estuvo cerca del lago. En ella vivieron hasta 16 generaciones, pero fue su sexto propietario, allá por el siglo XVIII, quien dio nombre al lago. O más bien, los descendientes de él. Fue un homenaje a ese hombre que durante décadas trabajó las tierras que rodeaban la granja y la charca, y que aún quedándose ciego al final de su vida, siguió cada día ocupándose de estas tierras.

El lago es reserva natural desde 1960 por eso si lo visitas verás carteles anunciando de que entras en una zona protegida y que por favor no te salgas del camino. Sí, ese camino que nada más llegar te darás cuenta que hace del lugar más especial si cabe. Caminar sobre la madera, en silencio, hasta llegar al corazón del humedal es una maravilla...


Como podrás ver, la pasarela atraviesa un bosque mixto de repleto de pequeños abetos, hayas e incluso algún que otro ejemplar de pino, donde las ardillas campan a sus anchas. En cuanto a plantas verás una gran variedad de arándanos, de rosas tipo "comarum palustre", hierbas algodoneras, colas de caballo, tréboles, romeros, valerianas... etc etc. 

Y de pronto llegarás a la orilla del lago, donde unos bancos te esperan para que te relajes tranquilamente mientras observas el paisaje.


El agua es muy muy oscura. Marrón ennegrecida. Y seguro que se te pasará por la cabeza que el lago está sucio o algo por el estilo. Pues no, el encanto del lago es porque también lo hace diferente al de los demás. Y su aguas no iban a ser menos. 

Ese color tan oscuro es motivo de sus orígenes. Bajo sus aguas el suelo está formado por varias capas de turba (un carbón ligero y esponjoso que se forma debido a la descomposición de restos vegetales). El deslizamiento, ocurrido hace miles de años, de algunas capas de esa turba creó una grieta que se llenó de agua. Ese agua es única agua de lluvia, y por lo tanto tiene muy pocos nutrientes. En definitiva, esa mezcla de agua de agua de lluvia, junto con los ácidos húmicos provocados por la descomposición de la turba "colorea" de marrón el agua del lago.


Además, el agua del lago es casi tan agria como el vinagre. Esto es gracias al musgo de la turba, que absorbe los pocos nutrientes que quedan y acidifica el agua liberando iones hidrógeno.

Por ello, son muy pocas las especies animales y vegetales que pueden existir en n hábitat tan extremo. En el lago podemos encontrar solamente libélulas, patos, lagartos, aves como la focha y peces como el tritón. Y además otros animales como la mosca caddis y saltamontes.

Dónde está y cómo llegar al lago

Se encuentra entre las localidades de Schönwald y Schonach. Pero para que te ubiques mejor te diré que está a escasos 6 - 7 kilómetros de Triberg, el pueblo de las cascadas y de los relojes de cuco.


Solamente hay dos maneras de llegar hasta el lago:

Una, en coche. Podrás conducir subiendo desde el pueblo de Schonach hasta las puertas de donde empieza la reserva natural. Y desde ahí caminando por las pasarelas de las que antes hablaba. Aquí tienes un pequeño aparcamiento.


Y dos. Hacerlo en bicicleta o caminando, "perdiéndote" por los maravillosos bosques que lo rodean.


Disfruta de una pequeña aventura:

Además de escribir en español en este blog sobre la Selva Negra, también soy guía de senderismo y Trekking en estos bosques. Seguro que ya conoces "Aventura - Selva Negra".  Pues bien, hasta este lago también lo podrás hacer conmigo, guiándote por los caminos que van desde Triberg hasta el Blindensee. Es una ruta circular de unos 13 kilómetros donde veremos las Cascadas de Triberg, pasaremos cerca de gigantes molinos de viento, atravesaremos bosques como los que ves en la imagen, disfrutaremos de este lago y conoceremos y visitaremos el primer reloj de cuco más grande del mundo. Historia, arquitectura y naturaleza en una misma aventura. ¿Te animas? ;)

Aquí tienes más información de la ruta:


Escribir comentario

Comentarios: 0