Aserradero "Adamssäge", en Oberried

De los dieciséis molinos de agua que hubo a lo largo de la historia en el Valle del Zastler y que se beneficiaron gracias a las aguas del arroyo Zastler, también llamado Krumm, quedan solamente dos en pie. Uno, el conocido como Gassenbauernhofmühle, dedicado a moler el grano; y éste, del que te voy a hablar: El Adamssäge, utilizado como aserradero, es decir, para el corte de la madera.

Si visitas el valle seguro que una pregunta te vendrá a la cabeza... ¿Cómo es posible que con el agua de este arroyo hubiera hasta dieciséis molinos? ¿Da con ese pequeño caudal para girar la rueda de esos "gigantes"?

Bueno, mi respuesta es siempre la misma cuando en la actualidad visitamos estos museos al aire libre. Porque para mí son eso, museos. Y es que no se pueden comparar épocas. Date cuenta que estos molinos de agua fueron construidos hace 200, 300 o incluso 400 años, y la vida y la tierra era bien diferente. Las aguas de ese arroyo, que puedes ver en el Valle del Zastler, antiguamente llegaban incluso a inundar el propio valle. Nevaba mucho más en invierno y esas nieves se conservaban hasta julio en la cima de las montañas más grandes de Selva Negra. Y las lluvias... había más y de manera más intensa que en el siglo XXI. 

Por tanto estos molinos es el mejor recuerdo de aquellos años en cuanto al trabajo en el campo, la montaña y el bosque.


Éste en particular, el Adamssäge, fue construido en el año 1603 y siempre se dedicó al corte de la madera. 

Gracias a ese sistema rudimentario de ruedas y poleas, se cortaron toneladas y toneladas de árboles hasta mediados del siglo XIX. Fue en 1850 cuando el material del molino fue renovado para la época más moderna en la que estaban (industrialización). 

Su siguiente renovación fue en 1920 y la última, ya para transformarlo en museo, fue en el año 1982.

En ese año 1850 que antes comentaba, no solo se renovó el molino, sino que sobrevivió a la destrucción de todos los demás molinos del Valle del Zastler, a excepción también del Gassenbauernhofmühle. El por qué fue la poca rentabilidad que en esos años se sacaba a este tipo de molinos y también que la madera dejó de ser el combustible más importante. El corte de la madera se empezó a hacer con maquinaria más, digamos efectiva y rápida, y estos "bichos" quedaron casi obsoletos. De los dieciséis molinos del Zastler, todos se sacaron a subasta y venta, y los nuevos propietarios decidieron tirarlos abajo en su gran mayoría.

La madera que más se cortaba en este molino fue siempre el haya y el abeto. Sobre todo el primero. Luego, esos troncos cortados, se llevaban a la ciudad de Friburgo para su posterior venta o distribución a terceros. ¿Cómo llevaban esos grandes troncos hasta 20 kilómetros de allí? Aprovechaban las aguas del arroyo. Los troncos eran cortados y con ellos se construían grandes balsas, unidas con cuerdas, para transportarlas río abajo.

Esta técnica fue muy utilizada en casi cada valle de Selva Negra y también en España, como por ejemplo en Navarra (www.almadiasdenavarra.com)


Hoy en día, lo dicho, estos molinos han pasado a segundo plano, y el corte de la madera en Selva Negra se realiza en los grandes aserraderos industriales. Pero eso sí, ahora se piensa en el bosque y solamente se puede cortar madera en un año, justo la misma cantidad de lo que se replanta.

Al estar este molino justo en la orilla de la carretera que atraviesa el Valle del Zastler, te aconsejo que si vas en coche pares un segundito y le eches un vistazo.

¿Y te lo vas a perder? ;)

Comparte este artículo :)

Escribir comentario

Comentarios: 0