Kingenhofsäge, un molino de agua dedicado al corte de la madera

Si recorres la Selva Negra caminando o en bicicleta te será más fácil encontrarte con alguno de los muchos molinos que hay repartidos por estos bosques. Hay de todos los tipos, tanto de viento como los de agua, y cada uno con una función específica. Muchos se construyeron hace cientos de años, mientras que otros datan de este siglo XXI. Pues bien, este primer artículo en referencia a los molinos, me centro en uno de ellos...

Te presento el Kingenhofsäge, un molino de agua que sirvió para cortar madera:

Realmente son dos, distanciados uno de otro por poco más de 200-300 metros y que gracias a su genial ubicación fueron utilizados durante años en una preciosa técnica de corte de madera. 

Están situados en el Löffeltal, un valle entre el pueblo de Hinterzarten y el famoso "Valle del Infierno" (Höllental), en la región Alta de la Selva Negra. Gracias al Rotbachs, el arroyo que baja por dicho valle, estos dos molinos se han aprovechado de sus aguas para funcionar perfectamente y para cortar mucha madera que posteriormente fue utilizada como por ejemplo para construir las grandes granjas de la Selva Negra.


En este primer artículo te hablo del primero de ellos que te encontrarás según bajas de Hinterzarten hacia el Ravennaschlucht (la semana que viene te hablaré del segundo):

Kingenhofsäge, el molino de agua

Fue construido en el año 1828 y abandonado por su propietario en 1969. Fueron casi 150 años de funcionamiento que estarán ya sin duda dentro de la historia de la Selva Negra.


Dicho funcionamiento es bastante sencillo:

Primeramente el agua del río se desvía hacia el molino gracias a ese canal de madera. Este agua hace girar la rueda del molino y gracias a su eje movía a su vez tres rodillos que están ya en el interior de la casa. 

Esto provocaba que una gran sierra, unida a dichos rodillos, se moviera de arriba a abajo cortando los grandes troncos. 

Un sencillo sistema de ejes, rodillos, poleas, cuerdas y engranaje.


Desde el momento de su abandono se ha ido restaurando poco a poco para así convertirse en un pequeño museo al aire libre en la Selva Negra. Se puede ver y visitar de cerca y gratis, algo que seguro te ayudará a la hora de comprender mejor dicho funcionamiento.


¿Y te lo vas a perder?

Y por cierto si quieres un guía que te acompañe por esta ruta enseñándote todos los secretos de este molino y de todo lo que le rodea no dudes en contactar con nosotros ;)

caminandoentrebosques@gmail.com

Escribir comentario

Comentarios: 0