Imperio Romano: La Conquista de Germania y de la Selva Negra

Durante más de trescientos años los romanos estuvieron en Alemania, llamada en aquella época Germania. Fue en el siglo I a.C. cuando Roma puso su mira en estas tierras del centro y norte de Europa.

¿El por qué? Se sentían inseguros sabiendo que numerosos pueblos o tribus, vivían y convivían tan cerca de la frontera romana. 

Por esto, el Emperador Augusto ordenó al general Druso que empezara una ofensiva contra esas tribus. Ofensiva que llamaron, la Conquista de Germania.

La Conquista de Germania

El primer enfrentamiento con alguna tribu germánica fue en aquel año 58 a.C. cuando los romanos atacaron a los Suevos en la región de la Alsacia, pegada a la Selva Negra. Desde entonces, y durante algunos años, los Galos pasaron a ser su mayor problema hasta que los vencieron en el año 51 a.C.

Desde ese año, Roma se olvidó de los germanos, dado que bastantes problemas surgieron en torno a sus líderes, como el asesinato de César en el año 44 a.C. y varias guerras civiles que alzaron al poder en el 27 a.C al Emperador Augusto, que fue el que atacó a las tribus germánicas al norte del Imperio a posteriori.

Reinado de Augusto, del año 27 a.C. al 14 d.C.

Tras quince años en el poder, y habiendo repuesto la estabilidad romana dentro del Imperio, Augusto mandó al General Druso que atacara a los germanos, allá por el año 12 a.C., con sus doce legiones. 

 

 

 

Empieza su ataque a estas tribus por el norte, lo que hoy en día serían las ciudades de Düsseldorf, Dortmund y Colonia, y así durante cuatro años hasta llegar al oeste del río Elba (como referencia te decimos la actual ciudad de Leipzig).

 

 

 

Los años siguientes continuaron las guerras contra los germanos, como por ejemplo contra los Queruscos, que en el siglo 8 a.C quedaron sometidos a los romanos y se vieron obligados a entregar a su Príncipe Arminio como signo de lealtad y sumisión a Roma.

 

 

 

 

Más al norte, en la desembocadura del río Rin y en las costas del Mar del norte, Tiberio se encargó de someter a las tribus que por esa zona estaban establecidas. Todo esto ocurrió ya en los primeros 6 años del primer siglo de nuestra era.

Ya en el año 7, Germania parecía anexionada al Imperio Romano, pero cuando el General Varo llegó a esa nueva provincia vio que no era así. Aún quedaba trabajo por hacer. 

El Príncipe Arminio (antiguo príncipe querusco) fue con él, ya convertido en Caballero Romano. Durante dos años ambos combatieron contra las tribus germáncas, hasta que Arminio un día fue a visitar a su tribu y encontró a su padre en su lecho de muerte. Éste le contó las humillaciones sufridas por el pueblo romano y le hizo prometer a su hijo que se vengaría en nombre de los Queruscos. Así fue. Arminio tendió una emboscada a Varo y a sus tres legiones en el bosque de Teotoburgo, al sur de lo que hoy en día es la ciudad de Bielefeld. 

Más de 20.000 romanos murieron durante esos dos días que duró el combate, entre ellos Varo que se suicidó.

Este hecho hizo que los romanos retrocedieran hasta el lado oeste del río Rin, dejando todo el territorio anteriormente conquistado a los germanos.

Reinado de Tiberio, conquista del sur de Germania: La Selva Negra

En el año 14 d.C., poco después de morir el Emperador Augusto, el General Julio César cruzó de nuevo el Rin pero esta vez más al sur, por orden del nuevo Emperador Tiberio, junto un grandísimo ejército. 

 

 

 

Arminio, que se había convertido en Rey de todos las tribus germánicas, fue asesinado debido a los muchos problemas entre ellas. Esto provocó que Julio César conquistara todo el territorio del sur de Alemania, quedándose el Imperio Romano con las tierras fértiles de los ríos Rin y Danubio.

Dos años después, en el 16 d.C., acabaron las batallas y llegó la paz. Y aunque numerosas tribus germánicas quedaron esparcidas por el centro y norte de Alemania, Roma construyó años después el famoso Limes, la muralla que separaría el Imperio Romano y los pueblos del norte de Europa.

Durante más de 300 años los romanos vivieron en la región de la Selva Negra, y aunque no se atrevieron mucho a introducirse en el  interior de la Marciana Silva, como llamaron a estos bosques y grandes montañas, si que llegaron al lago Titisee entre otros muchos lugares.

Donde se establecieron y mucho fue por las tierras fértiles del Rin, lo que hoy en día sería desde Basilea hasta Karlsruhe, pasando por Friburgo y Baden-Baden. Así como en el lado este de la Selva Negra. 

 

Imagen de adfc-bw.de
Imagen de adfc-bw.de

Pero creemos que estos más de trescientos años de historia romana en la Selva Negra se merecen como mínimo un capítulo en este blog. Por tanto, tendrás que esperar para saber como fue el paso de los Romanos por esta preciosa esquina del país. 

¡Hasta la próxima!

Si te perdiste el primer capítulo de la Historia de la Selva Negra donde contamos lo sucedido por estas tierras desde la prehistoria hasta que los romanos llegaron al lado oeste del Rin, aquí puedes leerlo:

 

Historia de la Selva Negra

Capítulo I:

Desde la prehistoria hasta las tribus germánicas

 

-- Haz click en la imagen --

Escribir comentario

Comentarios: 0