Castillo Haut-Koenigsbourg, segunda parte

En esta segunda entrega que le dedicamos al Castillo Haut-Koenigsbourg te hablamos de su historia, casi milenaria y bastante interesante.

Desde el siglo XII fueron muchos los que se hicieron con el control del mismo durante el paso de los siglos, así como otros tantos lo destruyeron y otros lo abandonaron sin más.

¿Nos acompañas al fabuloso pasado de este lugar histórico?

Historia del castillo

Abadía de Lièpvre
Abadía de Lièpvre

La primera mención que se tiene del castillo data del año 1147, en un documento de protesta de un monje al Rey Louis VII de Francia (que reinó entre los años 1137 y 1180, apodado como Luis el joven) debido a la construcción de una fortaleza dentro de las tierras en propiedad de la Abadía de Lièpvre, muy cercana a donde hoy en día se erige el castillo.

No era el único castillo que se construyó por la región en tierras ajenas, ya que por toda la zona se levantaron muchos otros para crear una línea defensiva y fortalecer así el asentamiento de la familia Hohenstaufen en la Alsacia. 

Imagen de "Federico el tuerto"
Imagen de "Federico el tuerto"

 

 

Fue Federico de Hohenstaufen (Duque de Suabia), llamado también "Federico el tuerto", el que vio la suma importancia de la colina de 755 metros de altura, y lugar de paso de importantes rutas comerciales, para ordenar la construcción de este castillo.

Pero no fue hasta diez años más tarde cuando al castillo se le puso nombre: Haut-Koenigsbourg, algo así como castillo real.

Escudo de los Duques de Lorena
Escudo de los Duques de Lorena

 

Casi cien años duró la supremacía en la zona de la familia Hohenstaufen, ya que en la primera mitad del siglo XIII los Duques de Lorena (Casa de Alsacia) se hacen con el poder del castillo aprovechando el debilitamiento de los Hohenstaufen.

En 1462 una rebelión formada por hombres de las ciudades de Colmar, Estrasburgo y Basilea, asaltan el castillo, gracias en parte a las más de quinientas piezas de artillería y además de saquearlo, lo quemaron.

Escudo de la familia Thierstein
Escudo de la familia Thierstein

La familia Thierstein reconstruye el castillo con un sistema defensivo preparado para los ataques de artillería, pero acosados por las deudas al hacerlo, junto con la no descendencia, hace que el castillo sea vendido a Maximiliano I, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Pero éste decide no hacerse cargo de las deudas y ni de los gastos de mantenimiento, quedando el castillo abandonado y en ruinas.

Guerra de los treinta años
Guerra de los treinta años

Hasta la Guerra de los Treinta años (1618-1648) los austriacos tenían el poder de toda la región de la Alsacia, entre otras muchas zonas del centro de Europa, pero en 1633 los Suecos entraron en el castillo y lo destruyeron más de lo que ya estaba.

Ya en el siglo XIX la cercana ciudad de Sélestat se hace propietaria de las tierras del castillo pero no intenta reconstruirlo ni nada, y es en 1899 cuando Sélestat se lo regala al Emperador alemán Guillermo II, el cual deseaba restaurarlo y crear un museo dentro de él en honor al hermanamiento de Alemania con la región de la la Alsacia.

Imagen del castillo
Imagen del castillo

 

 

La restauración del castillo que hoy en día puedes visitar se hace entre los años 1901 y 1908, y es el 13 de mayo de ese año cuando se inaugura el castillo oficialmente, aunque las reparaciones continuaron cuatro años más.

A falta de planos, pruebas arqueológicas y archivos correspondientes a cómo era el castillo en sus orígenes, el arquitecto elegido diseña el nuevo castillo dejando paso a la improvisación, algo que a día de hoy aún colea y continúa la polémica de tal obra.

Tratado de Versalles
Tratado de Versalles

 

 

En 1919 la Alsacia pasa a manos francesas tras el Tratado de Versalles después del paso de la I Guerra Mundial, y obtiene la conmemoración de Palacio Nacional.

En 1993 es declarado Monumento histórico y es restaurado, aunque no por última vez, ya que tras el paso de una gran tormenta en el año 2011 fue nuevamente restaurado.


Hasta aquí la segunda parte de nuestra visita al castillo, en pocos días subiremos la tercera y última entrega, que tratará sobre cómo es el castillo hoy en día, por dentro y por fuera.

¿Te perdiste o no leiste la primera entrega? No pasa nada, aquí la tienes:

Castillo Haut-Koenigsbourg

primera parte

Cómo llegar

e información útil

 

-- Haz click en la imagen --

Escribir comentario

Comentarios: 0