Friedenweiler, historia de un monasterio

Si hace tres días nos parábamos en el pueblo de Rudenberg, hoy continuamos camino unos dos kilómetros más a pie hasta Friedenweiler, un pueblo que desde hace casi mil años gira entorno a su monasterio, hoy convertido en iglesia y residencia para mayores.

Dónde está y cómo llegar:

Friedenweiler se encuentra en la región de la Alta Selva Negra. Las poblaciones más cercanas son:

  • Al oeste, Neustadt, a unos 5-6 kilómetros.
  • Al sur, Rötenbach, a unos 4-5 kilómetros.
  • Al norte, Eisenbach, a unos 6-7 kilómetros.

Cómo llegar en coche:

 

 

 

 

A unos dos kilómetros y medio pasa la carretera B31, que une la ciudad de Freiburg con Donaueschingen. Cruza de este a oeste la Selva Negra.

Pero para llegar a Friedenweiler deberás coger también la K4964 o la K4992.


Cómo llegar en tren y/o autobús:

Parada de autobús de Friedenweiler.
Parada de autobús de Friedenweiler.

 

 

Friedenweiler no tiene estación de trenes, siendo las más cercanas las de Neustadt y Rötenbach, lo que significa que deberás andar, ir bicicleta o coger un autobús.

Autobuses desde Neustadt:

  • 7262 y 7259, esta última línea con apenas dos autobuses diarios. Mejor la primera.

Autobuses desde Rötenbach:

  • Línea 7262, con solo dos autobuses diarios.

Autobuses desde Eisenbach:

  • Línea 7262. Es la que circula hasta Neustadt, no hacia Eisenbach

 

*La línea 7262 hace el trayecto Neustadt-Friedenweiler-Eisenbach y viceversa, pero dos veces al día continua hasta Rötenbach, desde donde luego regresa a Neustadt.

 

Más información en http://www.suedbadenbus.de/ y en http://www.bahn.de/

Cómo llegar caminando o en bicicleta:

Rótulo del Camino de Santiago en Friedenweiler
Rótulo del Camino de Santiago en Friedenweiler

Como siempre decimos, hay montón de caminos, alejados de los coches que pasan por cualquier lugar de la Selva Negra, y llegar a Friedenweiler no va a ser una excepción.

 

También, el Camino de Santiago pasa por sus calles. Motivo más para dejar el coche aparcado, y hacer un poco de ejercicio, sano ejercicio.

Historia de Friedenweiler:

La primera vez que se menciona el pueblo fue en el año 1123, aunque no con el nombre por el que hoy en día se le conoce, sino como "Fridenwilare". En el siglo XII pasó a llamarse "Friedenwyller" y ya en el XIV, Friedenweiler, definitivamente. Simple curiosidad.

Friedenweiler nació gracias al Monasterio que se construyó allí y que trajo población a sus alrededores. Surgieron bastantes granjas entorno a él.

El paso por la Edad Media fue relativamente tranquilo para los habitantes del Monasterio, unas monjas que lograron desarrollar el pueblo lejos de la pobreza de lugares cercanos.

Pero fue llegar el siglo XVI y todo se vino abajo. Guerras, epidemias y muchas malas cosechas hicieron que la gente se fuera a nuevas poblaciones que habían surgido lejos de Friedenweiler. 

Los ingresos del Monasterio se mermaron y el mal cuidado provocó varios incendios. El más letal el 27 de marzo de 1725, que lo destruyó por completo.

Durante los siguientes seis años, el famoso arquitecto de la zona, Peter Thumb, reconstruyó el Monasterio y la iglesia, haciéndolo en estilo barroco.

Tras varios cambios de titular y propietarios, en 1802 toda la propiedad fue regalada al príncipe de Fürstenberg. Él, después de utilizarla durante años como su palacio y lugar de caza, se la cedió a su vez a los habitantes de Friedenweiler, lo que provocó que el pueblo se desarrollara como un lugar "independiente" a la iglesia.

Años más tarde Friedenweiler se incorporó al Gran Ducado de Baden, y aunque el pueblo era pobre, las deudas fueron anuladas y así, por fin, llegó el tan esperado desarrollo. Y así hasta el día de hoy.

Qué ver y qué puedes hacer:

Iglesia de San Juan Bautista

Iglesia de San Juan Bautista
Iglesia de San Juan Bautista

 

 

Esta iglesia, que en su día formó parte del gran Monasterio que se construyó en el año 1123, y fue destruido hasta por tres incendios durante toda su historia, esta iglesia, es el único edificio que nunca le pasó nada y casi siempre quedó intacta.

Fue reformada en 1731.

Principal altar de la iglesia de San Juan Bautista
Principal altar de la iglesia de San Juan Bautista

 

 

 

 

Hasta cinco altares recibió la iglesia hasta quedarse con el último, que representa a la Asunción de María y en su parte superior, una imagen del patrono, San Juan Bautista.

Lo que destaca de esta iglesia por dentro, es realmente, la imagen de dos "momias" tumbadas a ambos lados del altar. Curioso cuanto menos.

Las vidrieras, los dos altares de las esquinas, el órgano, más las pinturas que guarda la iglesia son el complemento perfecto para este lugar de casi 1000 años de vida.

El palacio

Cierto. Cuando llegas a Fridenweiler la primera imagen que ves es la de su imponente palacio, o antiguo Monasterio, más allá del pueblo en sí. Es un coloso que se alza a la entrada del pueblo y es imposible no poder admirarlo.

Antes Monasterio, luego palacio, hoy residencia de mayores
Antes Monasterio, luego palacio, hoy residencia de mayores

Su historia, antes ya explicada, la recordamos como un lugar de culto que tras varios incendios y guerras cayó en la pobreza y gracias a un príncipe, este lugar volvió a ser, y tener la belleza de antaño.

Aunque cien años más tarde. se convirtió en un hospital infantil, tras el paso de la I Guerra Mundial y hasta mediados del siglo XX.

Los príncipes y princesas del palacio hoy en día.
Los príncipes y princesas del palacio hoy en día.

Esta historia, de un gran lugar como un monasterio que fue destruido tantas y tantas veces, y reconstruido otras tantas.

Con un príncipe que llegó al rescate y lo resurgió de sus cenizas, puede ser un cuento perfecto para relatárselo antes de dormir a los más pequeños y además con final feliz.

Ya que a día de hoy sigue habiendo príncipes, y también princesas bajo su techo, y que son aquellos que cuidan a los "abueletes" que viven allí.

 

Schafhof

Réplica en miniatura de la granja de ovejas
Réplica en miniatura de la granja de ovejas

 

O granja de ovejas. Esta granja fue construida en 1604, y fue el edificio mas antiguo, junto con el Monasterio, de Friedenweiler. Lamentablemente fue destruido en 1899 debido a las deudas que arrastraba.

Con motivo del 850 aniversario del nacimiento del pueblo, en 1973, se construyó esta pequeña réplica de la granja muy cerca de la laguna y la oficina de información turística. Preciosa.

Nuestro imprescindible de Friedenweiler es...

Schillingskapelle

Te animamos a dejar el coche aparcado y te pongas un buen calzado, si es que quieres ver esta capilla, que para nosotros, es el tesoro mejor guardado de Friedenweiler.

De camino a la capilla
De camino a la capilla

 

 

No, la caminata no es larga desde el centro del pueblo, pero sí algo empinada. Y es que deberás ascender hasta lo alto del monte que separa el pueblo de Rudenberg y el propio Friedenweiler. Nada más dejar atrás las últimas casas del pueblo, entrarás en un precioso bosque que te lleva hasta el pie de la capilla.

Si vale, por las fotos puedes ver que por el camino se puede llegar en coche, pero también te decimos que si no lo haces a pie pierde todo su encanto...

La capilla
La capilla

 

 

 

Esta capilla se construyó para guardar aquellas cosas de valor que por aquel entonces, tenía el Monasterio de Friedenweiler y que por culpa de los incendios, el mal cuidado y los robos, las monjas quisieron poner a salvo muchos objetos, entre ellos importantes pinturas.

La capilla. Un tesoro
La capilla. Un tesoro

 

 

Fue en siglo pasado, después del paso de las guerras y todo, cuando lo que había dentro volvió al lugar de donde no debió salir, al Monasterio, y quedándose esta capilla medio vacía "en medio de la nada".

 

 

Diversas asociaciones y vecinos la han vuelto a adecentar para darle el aspecto que hoy en día tus ojos pueden disfrutar.... ¡además de tus pulmones! En plena naturaleza, en plena Selva Negra.

¿Qué puedes hacer en Friedenweiler en verano? ¿Y en invierno? Mira mira, y anímate:

Báñate en su lago y en su piscina

Si visitas en verano Friedenweiler, te aconsejamos que te bañes en una pequeña laguna que el pueblo tiene. El agua está bien fría, pero también tiene una piscina al lado con aguas más calentitas que se complementan muy bien. Además, en pleno verano, con las altas temperaturas se agradece mucho.

Otras cosas que hacer:

Oficina de información turística
Oficina de información turística

 

 

Friedenweiler tiene una oficina de información de la Selva Negra, donde te podrán orientar sobre caminos para hacer senderismo, bicicleta... o de lo que quieras.

Mini-golf y zona infantil
Mini-golf y zona infantil

 

 

 

Si viajas con niños, justo enfrente del puesto de información, hay un mini-golf y una zona infantil. 

Café Estenfeld
Café Estenfeld

Si quieres tomarte un café y acompañarlo, por ejemplo, con una de las famosas tartas Selva Negra, te aconsejamos que lo hagas en el Café Estenfeld, en el centro del pueblo.

Te lo decimos, por que lo hemos probado y nos gustó muchísimo, además de que su personal es muy familiar. Son geniales.

Para los amantes del esquí
Para los amantes del esquí

 

 

 

Y si vienes en invierno, con la nieve y las bajas temperaturas, tienes una pequeña zona para tirarte con tus esquíes y con el trineo.

Ya sea en cualquier época del año, Friedenweiler tiene algo que te atrae a venir. ¿te animas?

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Javier (domingo, 28 febrero 2016 15:46)

    Como ya estamos acostumbrados tus seguidores,has vuelto a hacer un gran reportage de un pueblecito que (casi) nada tiene que ver.
    Ahora veo Friedenweiler de otra manera,que para mi era desconida.
    Lastima que yo solo sepa donde esta el campo de futbol!!!

  • #2

    Fernando (domingo, 28 febrero 2016 19:25)

    Muchas gracias Javier!! :) Ya sabes que sacamos oro de donde no hay "nada" ;)