Castillo Hohenzollern, primera parte

Hace poco tiempo tuvimos la suerte de visitar este castillo de cuento en el Estado de Baden-Württemberg en Alemania, a unos 60 kilómetros del inicio de la Selva Negra. 

Te lo presentamos en dos partes, dado que queremos que lo conozcas bien en detalle y así seguro que lo marcas en tu mapa como visita obligada en tu viaje a Alemania o a la Selva Negra, o si ya vives como nosotros por aquí, una escapadita como la que hicimos en su día al castillo, tiene que estar en tus planes. 

El castillo Hohenzollern en lo alto de "la montaña del sol"
El castillo Hohenzollern en lo alto de "la montaña del sol"

Bienvenida/o al Castillo de Hohenzollern. Primera parte:

Cómo llegar:

En coche:

 

Desde Stuttgart, la carretera secundaria B27, que pasa por los pueblos de Rottenburg am Neckar y Hechingen y continúa hasta Rottweil te deja a pie de castillo.

 

Desde la Selva Negra deberás tomar como referencia el este de la misma y atravesar, dependiendo de donde vengas, la autopista A81. Si vienes desde la Alta Selva Negra lo mejor es llegar a Rottweil para ahí coger la B27.

En tren: 

 

Desde Stuttgart podrás coger el tren IRE (Interregional express) que va hasta el pueblo de Aulendorf, y bajarte en la parada de Bisingen o en Hechingen.

El precio es de unos 20€.

 

 

Desde la Selva Negra ningún tren te lleva de forma directa a los pueblos cercanos al castillo.

En autobús:

 

La única manera de acceder en autobús es desde el cercano pueblo de Hechingen, donde pegado a la estación de trenes está la de autobuses. Allí podrás coger el autobús especial que lleva al castillo.

 

El horario es muy limitado:

  • Salida a las 9.22 y llegada al castillo a  las 9.37 horas. Este autobús sólo circula los sábados, domingos y festivos del 1 de mayo al 18 de octubre.

 

  • Salida a las 11.22 y llegada al castillo a las 11.37 horas. Este autobús circula todos los días durante todo el año.

 

  • Salida a las 11.47 y llegada al castillo a las 12.01 horas. Este autobús sólo circula los domingos y festivos del 1 de mayo al 18 de octubre.

 

  • Salida a las 13.22 y llegada al castillo a las 13.37 horas. Este autobús circula todos los días del 1 de abril al 18 de octubre.

 

  • Salida a las 14.30 y llegada al castillo a las 14.45 horas. Este autobús sólo circula los sábados, domingos y festivos del 1 de mayo al 18 de octubre.

 

  • Salida a las 16.30 y llegada al castillo a las 16.45 horas. Este autobús sólo circula los sábados, domingos y festivos del 1 de mayo al 18 de octubre.

Pendelbus:

Hay otro autobús que te acerca hasta la puerta del castillo si previamente has dejado tu coche en uno de sus aparcamientos. Allí está la parada donde cada día realiza el corto pero empinado trayecto entre el castillo y el aparcamiento.

Del 16 de marzo al 31 de octubre el autobús circula de 9.00 a 18.30 horas, mientras que del 1 de noviembre al 15 de marzo lo hace de 10.00 a 17.30 horas.

El precio de este autobús es de 1.90€ solo ida, siendo ida y vuelta un total de 3.10€

Los niños pagan 1€ ida, y 1.60€ por ir y volver.

El coste se abona al conductor.

Un poco de historia del castillo:

La primera mención que se tiene de la familia Hohenzollern data del año 1061, aunque esto no confirma que el castillo fuera levantado en ese año ni en ese siglo. Aunque si se sabe que esta familia poseía en esa época las tierras donde años más tarde se construiría esta gran fortaleza.

Lo que es seguro es que en el año 1267 el castillo ya estaba construido y aunque el aspecto y la forma del mismo se desconocen a día de hoy, existen varios escritos que lo describen como la corona de todos los castillos de la zona de Suabia.

 

Fue destruido en 1423.

El segundo castillo fue construido en 1454 en el mismo lugar, en lo alto de la colina, a 855 metros de altitud. La llamaban, "la montaña del sol".

Esta segunda fortaleza era más grande y estaba mejor protegida que la anterior, siendo extendida con la llegada de la guerra de los treinta años.

Imagen del castillo Hohenzollern en 1907. Vía www.hberlioz.com
Imagen del castillo Hohenzollern en 1907. Vía www.hberlioz.com

Durante siglos el castillo cambió de manos varias veces y su mantenimiento no fue el necesario ni bueno, por tanto a principios del siglo XIX, su aspecto era ruinoso.

Fue el Príncipe de la corona de Prussia, Friedrich Wilhelm, cuando en 1819 tomó la decisión de reconstruir el castillo de tal manera que quedará igual que en aquellos años de progreso, soñando que algún día la fortificación tuviera la misma vida que entonces y que sus habitantes pudieran ver el más hermoso atardecer desde lo alto de aquella colina.

 

Contrató al arquitecto Friedrich August Stüler y después de su muerte fue Karl Friedrich Schinkel quien continuó con la construcción. La entrada de la fortaleza fue encargada al arquitecto Moritz Karl Ernst von Prittwitz. 

Su sueño se vio cumplido el 3 de octubre de 1867, y se convirtió en uno de los castillos más impresionantes de toda Alemania, con numerosas torres que representan la obra maestra de la arquitectura de aquella época y con un aspecto pintoresco.

En el siglo XX, ya en la década de los setenta, un terremoto causó grandes daños, lo que provocó una nueva reforma y que su aspecto quedara como hoy en día lo podemos ver.


Hasta aquí esta primera entrega, esperemos que te haya gustado y que ya tengas ganas de leer la segunda parte, donde te describiremos el castillo por dentro y por fuera, además de darte mucha información útil de este lugar de cuento.

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Javier (viernes, 12 febrero 2016 17:49)

    Me encanta,todo miy bien explicado.

  • #2

    Antonio (viernes, 12 febrero 2016 18:38)

    El castillo es muy bonito yo le viste antes del terremoto tenia un gran surtido de armaduras para los hombres y los caballos y cuando entrabas te daban unas babuchas o zapatillas para que el suelo no se desgastara

  • #3

    Esther (Mochila y GPS) (sábado, 13 febrero 2016 22:33)

    Recuerdo que cuando lo visité me sorprendió que sea tan poco conocido, con lo espectacular que es. El entorno no es tan bonito como el de Neuschwanstein (aunque yo lo vi nevado y estaba muy chulo), pero el castillo no desmerece nada en mi opinión. Como decís, una visita muy a tener en cuenta si vas a estar por la zona. Muy buena toda la información del post.