Las cascadas de Triberg

Probablemente sea el atractivo más importante de la Selva Negra. ¿Sabes por qué? Por muchos motivos, entre ellos que tiene uno de los saltos de agua más grande de toda Alemania.

 

Cabe decir, que aunque las venden como las más altas de toda Alemania, y quizás de tanto decirlo y anunciarlo la gente se lo crea, pero no es así. Las más altas se encuentran en el Sudeste alemán, en los Alpes, y son las llamadas Röthbachfall. 

 

Nosotros, Caminando entre bosques, nos metemos de lleno en ellas, subimos por los senderos que llevan a lo alto de la montaña donde empieza la caída y te mostramos cada rincón de esta impresionante joya de la naturaleza.

Cómo llegar:

Triberg se sitúa en la zona media de la Selva Negra, a unos 55 kilómetros de Offenburg, a unos 40 kilómetros de Donaueschingen y a unos 60 de Freiburg.

En coche: Numerosas carreteras cruzan la Selva Negra y te llevan a Triberg, todas ellas secundarias y de montaña. Lo más fácil, GPS. Si no, este lugar es tan conocido que hay bastante señalización que te ayudará a llegar allí.

 

En tren: La línea que une Offenburg con Donaueschingen, y que continua hasta el lago Constanza, tiene parada en el pueblo de Triberg. De ahí a las cascadas hay una caminata, por tanto o lo haces andando o bien, coges el bus, en la misma estación, 7265 - 7269 - 7270, que tiene parada en el centro de Triberg.

En bus: Tres líneas tienen parada en Triberg:

  • 7265: de St. Georgen a Triberg, y viceversa.
  • 7269: de Gutach a Triberg, y viceversa.
  • 7270: de Furtwangen a Triberg, y viceversa. 

Andando o en bici: Varias rutas pasan por las cascadas, ya sean desde lo más alto de ellas o desde abajo. En bici podrás venir, pero deberás dejarla fuera, ya que el terreno por dentro es demasiado complicado para las dos ruedas, además de ser peligroso para la cantidad de gente que las visita.

Ya sea andando o en bici, llegar te supondrá un gran esfuerzo, ya que Triberg esta situado en una zona bastante montañosa.

Las cascadas:

Son 163 metros de caída, repartidas en varios tramos. Podrás caminar cerca de ella, ya que hay caminos que te llevan desde abajo hasta lo más alto:

Esta es la entrada a las cascadas. Como ves el pueblo está en la misma puerta, puerta donde deberás pagar por entrar a este paraje natural. Te darán un mapilla con los caminos a tomar hasta subir a lo más alto, además de más información.

 

Más abajo te ponemos los precios.

 

 

 

Nada más cruzar la entrada, un caminito con poca pendiente te va llevando al corazón de la cascada. A tu derecha puedes observar el final de la misma, cuando es ya solo un riachuelo, mientras que si alzas la mirada verás el manto de agua del salto final.

Al llegar a la primera cuestecilla verás dos caminos. Los dos te llevan al mismo lugar, pero con diferente dificultad. El de menos dificultad da una pequeña vuelta.

 

Al final de esa cuesta está el mirador que observas en la imagen, desde donde se toman las mejores fotos de la caída. En verano suele estar muy concurrido a la hora de hacer fotos.

 

Como ves, la casaca la cruzan puentes de madera o metal, que son por donde deberás cruzar siguiendo el camino más adelante.

Seguirás ascendiendo por el camino que va paralelo a la cascada y que se va transformando también a medida que subes.

Cruzarás puentes que te dejarán imágenes como estas, con el agua casi salpicándote:

 

 

 

 

Y cuando llegues a lo más alto verás todo el salto y a la gente subir por donde lo hiciste tu. Es una imagen espectacular la de arriba del todo.

 

¡Objetivo conseguido!

Y ahora deberás bajar por donde has subido, ya que las otras dos salidas que hay suelen estar cerradas, estando solo en funcionamiento la principal. Por tanto, verás las cascadas desde otra perspectiva...

 

 

Pero antes de salir, ¿por qué no echar la mirada atrás, pararte y admirar de nuevo esta obra maestra de la naturaleza?

Cuándo visitarlas:

Cada estación del año tiene su encanto y sus pros y contras. Por ejemplo, en invierno seguramente te las encuentres nevadas; en primavera verás más cantidad de agua cayendo gracias al deshielo; mientras que en verano y otoño dependerá de las lluvias caídas en estas temporadas. Da igual cuando vengas, ya que te llevarás un buen recuerdo.

Cascadas de Triberg en verano. Como ves, poca agua caía.
Cascadas de Triberg en verano. Como ves, poca agua caía.

Precios:

No, no te saldrá gratis visitar estas cascadas, y por eso aquí te informamos sobre los costos:

  • Entrada general: 4€

Descuentos:

  • Niños de 8 a 17 años: 3.5€
  • Personas con discapacidad: 3.5€
  • Estudiantes (con carnet de estudiante, también de España o de cualquier país): 3.5€
  • Grupos a partir de 20 personas: 3.5€ por persona.
  • Niños hasta 7 años: Gratis.

Hasta aquí las cascadas, pero no el pueblo de Triberg. ¿Te gustaría saber que puedes ver y hacer en Triberg, además de visitar las cascadas? En este enlace te lo mostramos: http://www.caminandoentrebosques.com/pueblos/media-selva-negra/triberg/

¡A disfrutar!

Escribir comentario

Comentarios: 0